Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Los ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down deben ser planeados con cuidado. Hay tantas cosas que saber sobre este trastorno.

Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Para que los niños con síndrome de Down vivan una vida significativa, la orientación integral y el máximo apoyo son, sin duda, esenciales.

En general, el desarrollo físico y mental de los niños con síndrome de Down se retrasa y su discapacidad intelectual cambia de leve a moderada.

Algunos niños pueden tener problemas de visión y audición, mientras que otros pueden tener enfermedades presentes desde el nacimiento. A pesar de esto, son bastante capaces de aprender cosas nuevas y desarrollar más habilidades, allanando el camino para una vida más productiva. Muchas personas con síndrome de Down han tenido éxito en su campo elegido. Por ejemplo, Danny Alsabbagh de Summer Heights High, Lauren Potter de Glee y Sujeet Desai, que es un músico consumado, la lista podría continuar. Es posible que algunos no hayan ganado popularidad, sin embargo, han inspirado a otros a vivir sus vidas de manera fructífera: casarse, formar una familia, mantener un trabajo regular y realizar tareas que hacen las personas sin discapacidades. Se confirmó que con un estímulo continuo, junto con un fuerte sistema de apoyo, un entorno adaptado y una nutrición y atención médica adecuadas, ¡se puede lograr el éxito! Aquí hay cinco tipos de actividades que lo ayudarán a apoyar el aprendizaje y el desarrollo de su hijo.

Destreza (Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down)

La mayoría de las veces, los niños con síndrome de Down también tienen trastorno del procesamiento sensorial (DPS). Tienen problemas para «sentir» debido a sus músculos débiles. Pueden encontrar vergonzoso ser tocados, tener problemas para agarrar objetos y tienden a volverse torpes. Participar en habilidades relacionadas con pequeños grupos musculares, como usar arcillas y Play-Doh, construir con legos o simplemente dejarlos jugar con agua y arena definitivamente mejorará sus músculos y movimientos.

Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Artes

Las artes permitirán a los niños expresarse mientras desarrollan su coordinación mano-ojo. Promueve la creatividad y potencia la imaginación, ayudando a su desarrollo de la conciencia. Terminar una obra de arte también puede dar una gran fuente de confianza. Desde garabatear hasta pintar con los dedos y dibujar, la experiencia es definitivamente relajante y edificante para el niño.

La música (Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down)

La música juega un papel importante en el progreso de un niño con síndrome de Down porque les ayuda a mantener la memoria. Puede utilizar un cierto tipo de música que al niño le encante para una rutina específica, lo que le permite asociar esta música con actividades futuras, formando un hábito a través de la música. Tenga juguetes musicales accesibles para su hijo, y si muestra interés en aprender a tocar un instrumento musical, ¡aproveche esa pasión para convertirlo en un talento!

Al viajar

Viajar es beneficioso para todos y ofrece una buena experiencia y educación a los niños con síndrome de Down. El turismo les dará un recuerdo educativo y visualmente entretenido. Conocer gente nueva también promueve la comunicación. Caminar por el zoológico no solo les permite conocer los diferentes tipos de especies, sino que también les permite estar en buena forma física. Ya sea que estén en un avión, autobús o crucero, ¡cada aspecto de sus vacaciones es definitivamente una experiencia de aprendizaje!

Deportivo

Practicar deportes ofrece muchos beneficios positivos para su hijo. Un niño con síndrome de Down puede tener dificultades para aprender los fundamentos de un deporte determinado, por lo que es ideal desglosar las diferentes partes de una oportunidad deportiva. Esto eventualmente les permitirá aprenderlo como un todo. La modificación del equipamiento y del lugar también será muy útil. Dependiendo de las habilidades físicas y el estado físico de su hijo, actividades como equilibrarse en una viga, saltar, andar en bicicleta y correr ayudarán a fortalecer los músculos de su hijo, mejorando su estado físico. ¡Es increíble que hoy en día ya haya una mejor inclusión de los niños con síndrome de Down en eventos deportivos y actividades comunitarias!

Consideraciones para preparar las actividades

Corazón

Alrededor del 40-50% de los niños con síndrome de Down tienen un defecto cardíaco congénito. Por congénito, se entiende que estaba presente al nacer. Muchas anomalías congénitas también pueden ser operadas.

Los niños con síndrome de Down se someten regularmente a pruebas para detectar defectos cardíacos congénitos. Sucede que una de estas anomalías se detecta antes del nacimiento del bebé. Las anomalías del tabique auriculoventricular son el tipo más común en niños con síndrome de Down. Son causadas por una malformación de una o más de las cuatro cámaras del corazón. También son comunes las anomalías de la comunicación interauricular, las anomalías de la comunicación interventricular, el conducto arterioso persistente y la tetralogía de Fallot.

Estas anomalías pueden ser detectadas y diagnosticadas por un profesional médico experimentado que verifique si el bebé tiene una respiración en el corazón o si su sangre no transporta suficiente oxígeno. Sin embargo, es posible que el niño sufra de un problema cardíaco grave sin que el médico escuche una respiración o incluso si la sangre del niño está bastante oxigenada. Es muy importante que todos los bebés con síndrome de Down se sometan a un ecocardiograma (examen de ultrasonido del corazón) incluso si su ecocardiografía prenatal fue normal.

Algunos tipos de defectos cardíacos congénitos deben ser operados en los primeros meses de vida del niño, mientras que otros simplemente deben ser monitoreados de cerca por un cardiólogo. El cardiólogo pediátrico es un especialista que puede diagnosticar defectos cardíacos congénitos en niños y tratarlos. Hable con el cardiólogo de su hijo para obtener más información sobre el plan de atención de su hijo.

Tubo digestivo

Menos niños nacen con anomalías en su tracto gastrointestinal, ya sea en el esófago, el estómago o los intestinos, la mayoría de los cuales pueden ser operados.

A continuación se muestra una lista de los principales problemas gastrointestinales o digestivos que sufren los niños con síndrome de Down.

Estrechamiento gastrointestinal (atresia)

Si un recién nacido con síndrome de Down ha tenido vómitos severos desde el nacimiento, puede estar entre los bebés con síndrome de Down con atresia gastrointestinal (alrededor del 12%). Lo que ocurre con mayor frecuencia es una obstrucción del duodeno, que es la parte superior del intestino delgado. Los alimentos digeridos ya no pueden pasar a través de este órgano. Por lo tanto, es necesario operar para desbloquearlo.

Enfermedad de Hirschsprung

La enfermedad de Hirschsprung afecta a menos del 1% de los bebés con síndrome de Down. Se manifiesta por estreñimiento severo cuando la última parte del intestino grueso está funcionando mal debido a la ausencia de neuronas. Estos estreñimientos pueden causar obstrucción intestinal. El tratamiento consiste en operar extirpando la parte afectada del colon.

Estreñimiento

Aunque las personas con síndrome de Down pueden estar estreñidas por las mismas razones que otras personas (mala alimentación, falta de ejercicio), también son susceptibles a ciertos trastornos que causan estreñimiento: hipotiroidismo, enfermedad de Hirschsprung, enfermedad celíaca, etc. Si su estreñimiento no es causado por estos trastornos, sus proveedores de atención médica y el médico deben buscar conjuntamente laxantes que sean seguros para el paciente.

Pérdida de audición

En los niños, la pérdida de audición puede afectar su desarrollo pedagógico, lingüístico y emocional. El monitoreo y tratamiento de los problemas del oído puede reducir la incidencia de estas pérdidas. La Academia Americana de Pediatría recomienda evaluaciones audiométricas al nacer, una vez entre las edades de seis y doce meses, y luego anualmente. Se sugiere utilizar audífonos incluso en los casos en que estas pérdidas sean menores, con el fin de evitar cualquier retraso en el desarrollo pedagógico, emocional o lingüístico del niño.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down.

Discapacidad visual

El peor trastorno visual para los niños con síndrome de Down son las cataratas congénitas (opacidad del cristalino del ojo). Si las cataratas del niño no se tratan, puede quedar ciego. Las cataratas no siempre son visibles a simple vista. La mejor manera de detectar la presencia de cataratas es el examen de los ojos con un oftalmoscopio por un profesional experimentado. Las cataratas congénitas normalmente deben ser operadas sin demora. Si la operación se realiza a una edad temprana, la vista del niño se puede restaurar y no se quedará ciego. El oftalmólogo es el médico y cirujano ocular que trata las cataratas o cualquier otro trastorno ocular similar.

El defecto refractivo (la necesidad de usar gafas) es mucho más frecuente en niños con síndrome de Down que en el resto de la población. El estrabismo (entrecerrar los ojos) tampoco es infrecuente. Es importante diagnosticar el estrabismo en el paciente desde la infancia, ya que este trastorno puede degenerar en ambliopía, que es una pérdida visual, o trastorno de estereopsia, que es la percepción de profundidad.

Además de necesitar anteojos, muchos niños con síndrome de Down tienen anomalías en los conductos lagrimales que serán notadas por los cuidadores porque los niños, especialmente cuando tienen un resfriado, a menudo tienen ojos que moquean y lloran. El oftalmólogo debe hacer un seguimiento si la situación no mejora, porque a veces es necesario operar.

Referencias:

https://www.serpadres.es/1-2-anos/educacion-estimulacion/articulo/ejercicios-para-estimular-a-un-nino-con-sindrome-de-down-en-casa

https://www.downciclopedia.org/neurobiologia/la-atencion-en-el-sindrome-de-down-estrategias-de-intervencion.html

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

¿Sabes cómo fomentar buenos hábitos en tu hijo? Simplemente alentar a un niño a comer bien, moverse y limitar las pantallas no sería suficiente para que desarrolle buenos hábitos de estilo de vida. Los padres que se involucran directamente con sus hijos tendrían mejores resultados.

Los hábitos son comportamientos adquiridos a través de la repetición de actos idénticos o similares. Según la psicología, un hábito puede ir desde un gesto hasta la satisfacción de necesidades personales. Son una parte fundamental del aprendizaje que es responsabilidad de los padres.

📌¿Cómo inculcar hábitos o rutinas en los niños?

Lo principal es ofrecer seguridad a los niños. Dales la certeza de saber lo que viene después de cada actividad: comer, cepillarse los dientes, dormir. Proporciónales tranquilidad y previsión. Así, los niños se sienten mejor, más seguros y más seguros.

Es más fácil inculcar hábitos en los niños si todos en casa siguen el mismo patrón de comportamiento. Mamá, papá y hermanos saben qué hacer y cuál es su papel en la familia. Es importante darle un papel al niño, promoviendo su colaboración.

Un punto esencial es que la rutina diaria y las acciones sean estables. En su trabajo sobre «La importancia de los hábitos y rutinas en los niños de 3 años», Bedia dice que los hábitos ayudan a los niños a ser autosuficientes. Gracias a ellos, tienen más herramientas para hacer frente a la vida cotidiana.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

📌Hábitos a inculcar en los niños

Lo ideal es aprender siempre buenos hábitos y explicar por qué se deben evitar los malos. Esta es una tarea crucial para los padres y un elemento clave en la vida del niño. Estos son algunos de los hábitos que pueden ayudarlo en su papel como padre.

1. No te saltes el desayuno ni ninguna otra comida

El desayuno es sin duda la comida más importante en el día del niño. De hecho, debe haber un mínimo de tres comidas al día. Pero es la primera comida del día que proporciona la energía necesaria para afrontar el día a día.

Si el niño no desayuna, el cuerpo entra en letargo metabólico. Lo que conocemos en el mundo tecnológico como un modo de ahorro de energía. La concentración se vuelve difícil y puede aparecer fatiga prematura.

2. Leer todos los días

La lectura agudiza los sentidos, estimula el intercambio de conocimientos, promueve la concentración y la empatía. Además de aportar una visión más amplia del mundo.

Para la lectura diaria, los padres pueden leer una historia o novela antes de acostarse, dejando la trama para la secuela. El niño debe mostrar un interés real y no ser forzado.

3. Mira las etiquetas de los alimentos

Seguir una dieta saludable incluye leer las etiquetas de los alimentos que ingerimos. De esta manera sabemos lo que estamos comiendo, las cantidades de azúcares y calorías, la fecha de caducidad y preparación, los ingredientes y aditivos.

Además, leyendo los ingredientes y datos nutricionales, podemos comparar con otros productos y saber cuáles son los más beneficiosos.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

4. Inculcar hábitos en los niños: ser comprensivo

Cuando su hijo esté impaciente o enojado con el comportamiento de otra persona, recuérdele que tampoco es perfecto y pregúntele si le gustaría ser tratado de esa manera.

Enséñale que el ser humano a veces tiene debilidades en ciertas actividades, pero que esto no lo hace menos bueno. Muéstrele que si tiene instalaciones en un área y otras no, puede ayudar a las personas en dificultades.

5. Duerme lo suficiente

Las horas de sueño dependen de la edad. Entre las edades de 3 y 5 años, los niños necesitan dormir entre 10 y 13 horas al día. Entre los 6 y los 13 años, deben dormir entre 9 y 11 horas al día. Si no duermen lo suficiente, su rendimiento diario disminuye, pueden tener dificultades para pensar con claridad y tomar decisiones.

6. Limite el tiempo de pantalla

Cuando les permites ver la televisión, estar en el teléfono, la computadora o la tableta, es esencial regular el tiempo que pasan frente a la pantalla. Establezca horarios utilizando los controles parentales.

7. Realizar actividad física o educativa

Desde una edad temprana, puede inscribir a sus hijos en una actividad fuera de la escuela. Por ejemplo, baile, artes marciales, natación o tiro con arco. Si tu pequeño no es bueno en actividades físicas, puedes optar por clases de ajedrez, clases de idiomas extranjeros, clases de piano o pintura.

8. Lávate las manos

El lavado de manos va más allá de una regla de comportamiento. Antes de comer o después de ir al baño, este acto previene la contaminación y mantendrá a su hijo sano.

Los hábitos inculcados en los niños reflejan los de sus padres

Recuerda que los niños son un reflejo de sus padres y aprenden muy rápido. Los hábitos se adquieren a través de la repetición y al ver a otros hacerlo. Al enseñarles, no solo eres un buen padre, sino también un ser humano con un gran corazón.

Finalmente, no te desanimes en el camino. Este es un largo camino que no se detiene. Lo principal es el proceso y la conciencia de entrenar a los seres humanos para el mundo del mañana.

9. Haga ejercicio regularmente

Es posible que su hijo adolescente haya tenido que suspender una actividad física que solía disfrutar. Puedes ayudarlo a encontrar otras actividades que le gusten. Anime a su hijo adolescente a hacer actividades que lo alienten a caminar, moverse o pararse en lugar de actividades en las que se siente o se acuesta. Esto ayuda a trabajar sus articulaciones y aumentar su tono muscular. Es posible que su hijo adolescente necesite trabajar para aumentar gradualmente su nivel de actividad física. Asegúrese de felicitarlo por sus esfuerzos. También puede ayudar siendo activo o activo usted mismo y encontrando actividades en las que ambos puedan participar. Puede ser divertido reservar tiempo «familiar» para la actividad física. También puede ayudar a fortalecer su relación con su hijo adolescente. Anime a todos en casa a participar en las actividades. De esta manera, su hijo adolescente no sentirá que está siendo tratado de manera diferente a los demás.

Lee también sobre juegos para niños con síndrome de Down.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

📌10 consejos para alentar a su niño a desarrollar hábitos alimenticios saludables

Como padres, todos queremos que nuestros hijos crezcan sanos y desarrollen estilos de vida saludables. Con estos 10 consejos desarrollados por Health Canada, permitirá que su hijo integre hábitos alimenticios saludables.

  1. Sea sensible a las señales de hambre y saciedad de los bebés y niños pequeños. Un bebé que tiene hambre es inquieto, busca el pecho y puede chuparse la mano. Por lo tanto, es el niño quien guía los momentos en que come.
  2. Logre un equilibrio entre ayudar a su hijo y alentarlo a comer solo. Obviamente, cuanto mayor sea el niño, más podremos dejarlo comer solo.
  3. Mantenga el contacto visual y el estímulo verbal positivo (Ejemplos: ¡Yum, buenas fresas!, ¡Bravo, lo probó!) durante la hora de la comida, pero evite usar restricciones verbales o físicas para obligarlo a comer.
  4. Ofrezca utensilios apropiados para su edad.
  5. Minimizar las distracciones (juguetes, televisión, etc.) durante las comidas, meriendas, alimentaciones o bebidas. Así que elija un lugar tranquilo provisto para este propósito cuando sea posible.
  6. Ofrezca la comida en un ambiente cómodo y seguro.
  7. Ofrecer diferentes combinaciones de alimentos, sabores y texturas para maximizar el aprendizaje del niño. Si no aprecia especialmente un elemento, no dude en ofrecérselo más de una vez para que aprenda a amarlo.
  8. Ofrezca alimentos nutritivos que se preparen y sirvan de manera segura.
  9. Haz que coma con los dedos tan pronto como se introduzcan alimentos complementarios. Puede ser que coma muy poco al principio y esto es normal. Esta etapa promueve el desarrollo oral y motor.
  10. Proporcione una taza abierta cuando introduzca líquidos que no sean el pecho o la fórmula. Es una habilidad segura y fácil de aprender.

Referencias:

https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/crecimiento-y-desarrollo-nino/los-20-mejores-habitos-para-tu-hijo/

https://www.guiainfantil.com/educacion/autonomia/los-11-habitos-mas-positivos-en-la-educacion-y-salud-de-los-ninos/

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

El síndrome de Down es un trastorno genético que se asocia con diversos grados de discapacidad intelectual y cambios físicos característicos. Hay muchos cuidados especiales para niños con síndrome de Down. Hay varios tipos de síndrome de Down que se pueden distinguir, y cada subtipo tiene en común el hecho de que los afectados tienen un exceso de la información genética transportada en el cromosoma 21 en su material genético. La gravedad de los síntomas, además del tipo de lesión genética, también depende de las influencias ambientales después del nacimiento.

📌Los principales síntomas del síndrome de Down

Algunos síntomas del síndrome de Down observados después del nacimiento están presentes en todos los afectados, mientras que otros síntomas solo se pueden detectar en un cierto porcentaje. En general, el peso al nacer y la longitud corporal por debajo del promedio, así como el retraso mental, se caracterizan comúnmente.

Además, los síntomas característicos son los siguientes:

  • cara plana, desarrollo residual del hueso nasal;
  • brecha ocular oblicua;
  • desviaciones del auricular (orejas más pequeñas y cortas);
  • pliegues cervicales más gruesos de la piel;
  • trastorno del desarrollo del minuto medio del dedo de la quinta mano: dedo inclinado hacia adentro;
  • anormalidad de la palma: está atravesada solo por un pliegue (surco transversal);
  • debilidad del tono muscular;
  • articulaciones sueltas;
  • desarrollo anormal de la pelvis;
  • trastorno del desarrollo cardíaco;
  • trastorno del desarrollo intestinal.

Ciertos signos del síndrome de Down, como la piel suelta del cuello, el desarrollo residual del hueso nasal, las extremidades más cortas, los auriculares pequeños, el trastorno del desarrollo intestinal, ya aparecen durante la vida fetal. En la primera mitad del embarazo, estos síntomas se pueden detectar principalmente mediante un examen de ultrasonido, que puede despertar sospechas de síndrome de Down, pero no constituye un diagnóstico determinado.

📌¿Cuándo consultar a un médico? (Cuidados especiales para niños con síndrome de Down)

Si la madre es mayor de 37 años en el momento de la concepción del feto, se le dirigirá a asesoramiento genético. Esto se debe a que el riesgo de desarrollar síndrome de Down aumenta en proporción directa al aumento de la edad materna.

Si tiene antecedentes de anomalías cromosómicas en su familia, se recomienda someterse a asesoramiento genético, donde se ofrece la posibilidad de un examen de diagnóstico incluso sin la presencia de un resultado de prueba de detección.

La atención del embarazo incluye una evaluación general del síndrome de Down, que se lleva a cabo con un examen de ultrasonido. Si la prueba de detección plantea sospechas de la enfermedad, es apropiado realizar un examen de diagnóstico dirigido, que es iniciado por el médico examinador.

Si un niño ha sido diagnosticado con síndrome de Down, se debe tener cuidado de ser examinado por un pediatra con más frecuencia que el promedio para identificar y tratar posibles complicaciones y trastornos de órganos lo antes posible. Si el padre tiene alguna duda sobre la salud de su hijo, consulte a su médico de cabecera.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down

📌Posibles complicaciones del síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down se ven afectados en diversos grados por problemas de salud o afecciones que requieren una mayor atención y cuidado de la salud.

Las posibles complicaciones pueden ser las siguientes:

  • trastornos del desarrollo cardíaco, como deficiencia de seto de la cámara auricular, tetralogía de Fallot (un conjunto de varios trastornos cardíacos y principales del desarrollo arterial);
  • función intestinal anormal y problemas digestivos como estreñimiento, diarrea, obstrucción del intestino delgado, enfermedad celíaca;
  • pérdida de audición: otitis;
  • discapacidad visual: entrecerrar los ojos, visión apagada, miopía, hipermetropía, infecciones oculares, cataratas, nistagmo (movimiento involuntario del globo ocular), adelgazamiento gradual y abultamiento de la córnea (queratocono)
  • disfunción tiroidea: hipotiroidismo, con menos frecuencia hipertiroidismo;
  • aumento de la susceptibilidad a la infección;
  • cambio en la sección cervical de la columna vertebral;
  • alteraciones en el sistema formador de sangre: leucemia;
  • deterioro mental.

El síndrome de Down a menudo afecta el desarrollo del agarre, sentarse, pararse, caminar, la comunicación, el habla y la lectura. Algunas personas también tienen trastorno del espectro autista (TEA) o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Más sobre problemas de audición

La pérdida de audición puede ser conductiva, basada en los nervios o una combinación de los dos (mixta). La pérdida auditiva conductiva significa que debido a una barrera mecánica (generalmente inflamación del oído medio o estancamiento del líquido acumulado detrás del tímpano), la conducción del aire del sonido se obstruye. (En este caso, la audición de conducción ósea está intacta). Esto es más común en los niños con SD porque su canal auditivo, el cuerno de Eustach, puede ser más delgado y más curvo, lo que hace que el líquido sea menos propenso a salir. Es bien sabido que en los niños amamantados, las infecciones del oído medio son más raras: si el bebé come de un biberón, mantenga sus oídos más altos que su boca. Los niños con SD que tienen problemas con la audición tienden a tener pérdida auditiva conductiva de leve a moderada.

La pérdida de audición neuronal significa que el problema está «hacia adentro», en el oído interno, en el nervio auditivo o en las vías auditivas dentro del cerebro. (En este caso, la audición de conducción ósea también se reduce en el mismo grado que la conducción de aire). Este tipo de pérdida auditiva, a diferencia de la conductiva, no es variable y puede causar dificultad para escuchar ciertas frecuencias (ciertos sonidos). Para este tipo de pérdida auditiva, a menudo se recomienda usar un audífono.

Las habilidades lingüísticas generalmente se desarrollan a través de la audición.

📌Diagnóstico y cuidados especiales para niños con síndrome de Down.

Las pruebas de detección y las pruebas durante el embarazo se pueden usar para determinar la probabilidad de que el feto nazca con síndrome de Down. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad se reconoce solo después del nacimiento sobre la base de sus características físicas. En este caso, se extrae sangre del recién nacido y la muestra de sangre se somete a un examen especial llamado caryotitilización, durante el cual se examina el número y la forma de los cromosomas.

Si se detecta uno de los cambios genéticos mencionados anteriormente durante la prueba, se realizará un diagnóstico de síndrome de Down.

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

📌Diagnóstico prenatal

El método general de detección del síndrome de Down es la detección combinada en el primer trimestre del embarazo, que se basa en un examen de ultrasonido del pliegue de la cabeza fetal y una muestra de sangre tomada de la futura madre en la medición de dos marcadores bioquímicos (marcadores), beta libre hCG y PAPP-A. Las opciones de prueba se pueden encontrar en el artículo Detección del síndrome de Down.

📌Tratamiento del síndrome de Down

El síndrome de Down no se puede curar, pero con su detección temprana, atención médica adecuada y diversos programas de desarrollo, se puede garantizar una vida activa y relativamente independiente para los afectados. Estos programas ayudan al desarrollo de los niños enfermos de diversas maneras: con terapia del habla y el lenguaje, fisioterapia y programas educativos individuales a pedido.

Además del desarrollo, se debe tener especial cuidado para mantener la buena salud de las personas con síndrome de Down y monitorearlas regularmente para atender eficazmente cualquier complicación que pueda ocurrir lo antes posible. Puede pedirle ayuda a su médico de familia o médico de familia para organizar los diversos viajes de pacientes.

📌Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

Para los niños que nacen con síndrome de Down, la buena salud, el desarrollo y la educación, y la aceptación y una familia amorosa y solidaria son tan importantes como los sanos. Si su hijo vive con síndrome de Down, infórmese sobre las posibilidades del desarrollo de la educación especial temprana, ya que esto es de particular importancia en la vida del niño con un desarrollo intelectual y de movimiento limitado.

El hecho de las necesidades educativas especiales y la discapacidad es establecido por un comité de expertos y rehabilitación basado en un examen complejo: médico, pedagógico, de educación especial, psicológica. De acuerdo con la Ley Nacional de Educación Pública, un niño o estudiante que requiera necesidades educativas especiales que, según la opinión del comité de expertos, padezca retraso musculo esquelético, sensorial (visual, auditivo), intelectual o del habla, la coexistencia de varias discapacidades, trastorno del espectro autista u otros trastornos del desarrollo psicológico (trastornos graves del aprendizaje, la atención o el comportamiento).

Sobre la base de la opinión de expertos que establece las necesidades educativas especiales, los niños interesados también pueden recibir atención pedagógica, de educación especial y pedagógica conductiva correspondiente a su condición en el marco del asesoramiento educativo, la educación preescolar, escolar y de dormitorios y la educación.

Referencias:

https://es.familydoctor.org/cuidados-de-salud-para-bebes-con-sindrome-de-down/

https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/el-bebe/el-bebe-con-sindrome-de-down