Hidroterapia Para Síndrome De Down

Hidroterapia para síndrome de Down

La hidroterapia para síndrome de Down, puede ayudarte ejercitar el cuerpo y superar las dolencias de la enfermedad, de forma divertida y saludables, proporcionando grandes beneficios.

💦 ¿Qué es la hidroterapia para síndrome de Down?

La hidroterapia es una forma de fisioterapia que utiliza la flotabilidad natural, el calor y la resistencia del agua para ayudar a lograr una serie de efectos terapéuticos. Esta puede ser una excelente manera de proporcionar un ambiente divertido y atractivo para ayudar a estimular la recuperación de su hijo. Su hijo no necesita poder nadar y las sesiones son individuales para garantizar la seguridad de su hijo en todo momento.

La hidroterapia se puede utilizar para tratar todas las áreas principales de la fisioterapia, incluidas las afecciones musculoesqueléticas, neurológicas y respiratorias. Algunas de las principales afecciones pediátricas que pueden tratarse con hidroterapia se enumeran a continuación. Haga clic en los enlaces para obtener más información.

Su fisioterapeuta primero completará una evaluación en profundidad en tierra firme para diagnosticar el problema, planificar el tratamiento y evaluar la idoneidad y seguridad de su hijo dentro de la piscina. Dependiendo de la condición y los síntomas de su hijo, se incluirán diferentes tratamientos en la piscina, algunos de los tratamientos clave se enumeran a continuación.

Hidroterapia para síndrome de Down

🏊‍♀️¿Para qué sirve la hidroterapia para el síndrome de Down?

Ya sea que un niño tenga parálisis cerebral, una lesión cerebral adquirida, autismo, un trastorno convulsivo, síndrome de Down, espina bífida, distrofia muscular, AME, cáncer, un síndrome de hipermovilidad o dolor asociado con artritis, la fisioterapia acuática tiene algo que ofrecer.

Los niños que se recuperan de cáncer, cirugías ortopédicas o “rehabilitación” después de un trauma o accidente también se benefician.

Al combinar las habilidades de un fisioterapeuta con el conocimiento pediátrico y el entrenamiento acuático, muchos padres ven a sus hijos lograr resultados e hitos durante las sesiones de fisioterapia acuática que ayudarán a alcanzar sus objetivos en tierra.

Una evaluación completa y el establecimiento de objetivos con el niño y sus padres / cuidadores siempre precederán al tratamiento. Ganar la confianza y la cooperación de un niño es esencial.

Los beneficios de la inmersión en agua incluyen el soporte y la disminución de peso que ofrece el agua. Los niños a veces caminan en el agua antes de caminar en tierra; no tienen que soportar todo su peso corporal y disminuye el miedo a caerse.

Los niños con desafíos físicos severos, movimiento restringido y dolor y rigidez asociados pueden flotar en la superficie de la piscina en un equipo especialmente diseñado y maximizar el movimiento que tienen o ser movidos y facilitados por su fisioterapeuta para mantener el rango articular.

El agua puede ayudar o resistir un movimiento, por lo que aquellos con problemas neurológicos complejos a menudo pueden moverse más fácilmente en el agua, mientras que aquellos que requieren fuerza y ​​estabilidad pueden trabajar duro mientras protegen las articulaciones sueltas o dolorosas. Una gama de equipos divertidos nos permite trabajar en actividades de fortalecimiento específicas para los más activos para fortalecer la extremidad superior, la extremidad inferior y el núcleo.

Hay muchas maneras en que la fisioterapia acuática puede ayudar con el dolor al tiempo que estimula el movimiento y el ejercicio. La mayoría de las personas saben que las personas mayores usan “hidro” para ayudar a aliviar los dolores y molestias, pero no muchos saben que el mismo efecto reductor del dolor ayuda a los niños con síndromes que causan dolor o el dolor que comúnmente puede afectar a los niños mayores con parálisis cerebral compleja o similar. condiciones

El agua también tiene un beneficio sensorial para los niños. Algunos niños con trastornos del procesamiento sensorial pueden tener problemas con la sobrecarga sensorial. El efecto sensorial y de presión de la inmersión en agua puede amortiguar la sobreestimulación, reducir el estrés causado por la sobreestimulación y tener un efecto calmante. Los estudios que analizan la intervención acuática en niños con TEA encontraron mejores interacciones sociales y comportamientos. Un beneficio adicional es que el ejercicio acuático puede ayudar a controlar el peso, mejorar los patrones de sueño y disminuir la ansiedad.

Lee más sobre actividades para niños con síndrome de Down

Hidroterapia para síndrome de Down

🏊Importancia de la Hidroterapia para síndrome de Down

La actividad física en el agua es una manera de ejecutar la hidroterapia de forma efectiva. El agua fría hace que los vasos sanguíneos superficiales se contraigan, alejando el flujo sanguíneo de la superficie del cuerpo hacia los órganos. El agua caliente hace que los vasos sanguíneos superficiales se dilaten, activando las glándulas sudoríparas y eliminando los desechos de los tejidos del cuerpo. La actividad física llevada en el agua tiene la fluidez necearía para el cuerpo, es suave sin estorbos, se realiza con menos esfuerzo y reafirman su tono muscular.

Los grandes avances proporcionados por la terapia son posibles gracias a las propiedades que nos ofrece el agua, como por ejemplo esa especie de ingravidez, que permite disminuir el peso que soportan las diferentes partes del cuerpo y contribuye a que los movimientos sean más amplios. Además, el agua facilita la relajación muscular. Las inmersiones permiten trabajar el sistema respiratorio de forma específica.

La densidad del agua proporciona una resistencia más alta que la del aire a la hora de ejecutar movimiento, por lo que se consigue un aumento del tono muscular, sin riesgo de lesiones. También es preciso destacar que, gracias a la temperatura del agua, se desencadenan una serie de cambios que influyen en la regulación del sistema respiratorio, digestivo, circulatorio, cardíaco y renal. También es importante subrayar que el dolor se hace menos perceptible bajo es agua.

💦 Ejercicios de hidroterapia para síndrome de Down

Los ejercicios de hidroterapia, como flotar, movimientos corporales generales, estiramientos y caminar en el agua son beneficiosos, ya que la flotabilidad natural del agua permite la libertad de movimiento sin sacudir o forzar el cuerpo. Su resistencia natural fomenta el fortalecimiento de los músculos, y sus propiedades únicas alivian el dolor y facilitan una mejor salud.

El uso de hidroterapia para el tratamiento de niños es muy beneficioso. A menudo se usa para patologías musculoesqueléticas, pero también se puede usar en el tratamiento de problemas neurológicos. Los niños que se han sometido a cirugía también se benefician de la hidroterapia durante la recuperación.

La hidroterapia puede mejorar la calidad de vida de los niños, así como mejorar las funciones motoras y cognitivas.

La hidroterapia se puede usar en niños con ciertas afecciones pediátricas. Condiciones como parálisis cerebral, espina bífida y síndrome de Down. También se encuentra para ayudar con la distrofia muscular. Los pacientes individuales con autismo y dispraxia también han mostrado mejoría con la hidroterapia.

Ejercicios de calentamiento y enfriamiento de hidroterapia (Hidroterapia para síndrome de Down)

Calentar antes de hacer ejercicio previene la tensión muscular y las lesiones. Sumerja su cuerpo y permita que sus músculos se relajen, luego camine en el agua durante cinco minutos para que su circulación fluya. Pase otros cinco minutos estirando mientras está parado en el agua, sosteniendo cada estiramiento durante 10 segundos. Comience estirando las piernas: muslos, caderas, pantorrillas, espinillas y glúteos. Continúa estirando la espalda, el pecho y el torso, luego gira los hombros y el cuello. Deténgase en cualquier punto que le cause dolor. Después de completar su entrenamiento, realice los mismos estiramientos, sosteniéndolos durante 20 segundos, antes de salir de la piscina.

Hidroterapia para síndrome de Down

Entrenamiento cardiovascular

Usando un chaleco de flotación o fideos agua para mantenerte erguido, realiza ejercicios aeróbicos durante cinco a 15 minutos. Camine o corra hacia adelante y hacia atrás o haga saltos o movimientos de baile para elevar su ritmo cardíaco. Si comienza a sentirse débil o mareado, descanse un momento o cambie de actividad.

Ejercicios de la parte superior del cuerpo

Sentado o de pie en la piscina, mueva suavemente cada articulación a través de un rango completo de movimiento, repitiendo de tres a ocho veces según lo tolere. Comience con los hombros estirando los brazos hacia adelante y hacia arriba, luego hacia un lado. Con los brazos debajo del nivel del agua, haga círculos pequeños, luego más grandes y más grandes, primero hacia adentro y luego hacia afuera. Dobla los codos y luego estira los brazos. Gira tus muñecas en círculos, luego dóblalas hacia adelante y hacia atrás. Toque los dedos de una mano ligeramente contra el pulgar. Haz puños con las manos y luego estira los dedos.

Ejercicios para la parte inferior del cuerpo

Sentado en la piscina con la espalda apoyada, estire la rodilla y doble el tobillo, apuntando los dedos de los pies. Enrolle los dedos de los pies hacia abajo y luego enderezarlos. Encierra en un círculo tus tobillos, en sentido horario y luego en sentido antihorario. Lentamente levante un pie para estirar la rodilla, luego doble la rodilla otra vez. Levante una rodilla y abrace hacia el pecho, las manos debajo de los muslos o sobre la rodilla para ayudar con el estiramiento. Siéntese hacia adelante, estire una rodilla y lentamente mueva la pierna hacia un lado, manténgala presionada durante tres segundos y luego vuelva a colocarla en el centro.

De pie con el lado izquierdo hacia la pared de la piscina de fisioterapia acuática y sosteniendo la pared con la mano izquierda, levante la pierna derecha hacia adelante con la rodilla recta, sostenga durante cinco segundos y luego balancee la pierna hacia atrás. Levante la pierna hacia adelante nuevamente, gírela hacia un lado, sosténgala durante cinco segundos y crúcela frente a su cuerpo. Repite con la pierna derecha. Coloque las manos en las caderas y, sin mover los pies, doble lentamente hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Repita en la otra dirección.

Afortunadamente los ejercicios acuáticos o hidroterapia es otra forma de sobre llevar a enfermedad y hacer grandes avances.

Puedes ver algunos ejercicios de forma práctica en este video para más información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *