Actividades de aprendizaje para niños con síndrome de Down

Los niños con trisomía 21 o, síndrome de Down, tienen un perfil de aprendizaje particular que debe ser correspondido con actividades específicas. De hecho, ahora está comprobado que el aprendizaje adaptado a las fortalezas y debilidades de su perfil cognitivo tendrá un impacto real y mejorará sus capacidades intelectuales. Mira estas actividades de aprendizaje para niños con síndrome de Down y ponlas en práctica.

📌Un perfil de aprendizaje específico

Como en cualquier población, existen grandes disparidades entre las personas con trisomía 21: cada una es única. Sin embargo, se pueden identificar especificidades comunes en su perfil de aprendizaje.

A nivel cognitivo

Una «mente caleidoscopio». Es decir, una dificultad para despegarse del análisis para llegar a la síntesis, lo que dificulta su capacidad de abstracción. Como explica el sitio web PECPO-T21 (atención temprana de patología del habla y el lenguaje para niños con trisomía 21): «Si mostramos varias frutas a un niño con síndrome de Down, dirá que hay una manzana, un plátano y una fresa, pero le será difícil sintetizar y decir que es fruta».

Un modo diferente de razonamiento, no lógico y cartesiano, sino que funciona por analogía o evocación.

Falta de anticipación

Un tiempo de latencia antes de responder a una pregunta, por ejemplo, y una ejecución lenta

Un déficit de memoria en particular de la memoria auditiva inmediata

Reducción de la concentración y la capacidad de atención

Trastornos del lenguaje y la comunicación que pueden explicarse por factores cognitivos y físicos (particularmente debido a la morfología de su cara, boca, lengua y dientes).

A nivel físico

  • Problemas motores
  • Hipotonía de la boca
  • Problemas de audición que dificultan la adquisición del lenguaje
  • Una mayor frecuencia de trastornos de la visión
  • Una reducción en el tono muscular que conduce a trastornos de la motricidad fina

📌10 consejos para facilitar el aprendizaje en la escuela o en casa

Al mismo tiempo, y además de la intervención temprana y la atención multidisciplinar, podemos, en el hogar y/o en la escuela, tratar de adoptar los principios de esta remediación cognitiva, que se sabe que reduce la discapacidad intelectual en niños con trisomía 21. El juego y la estimulación (sin embargo, teniendo cuidado de reducir los estímulos que pueden parasitar la atención) son obviamente las palabras clave.

1. Basar el aprendizaje en ayudas visuales tanto como sea posible

Incluso si se ven afectados con mayor frecuencia por trastornos de la visión, la memoria visual de los niños con trisomía 21 es mejor que la memoria auditiva. Siempre que sea posible, utilice ayudas visuales para:

Fortalezca su información oral.

Apoyar el aprendizaje de conceptos abstractos (por ejemplo, la sintaxis se puede enseñar utilizando tarjetas impresas palabras / imágenes, juegos, imágenes de preposiciones, símbolos, etc.).

Resalte las palabras clave utilizando ayudas visuales.

Organice actividades de juegos de escucha con apoyo visual y táctil para mejorar la expresión oral y fortalecer las habilidades auditivas.

2. Basar el aprendizaje en situaciones concretas antes de llegar al resumen

Llevar al niño a manejar objetos, material concreto y práctico.

3. Dar sólo una instrucción a la vez

A continuación, puede invitar al niño a aplicarlo en lugar de tratar de explicarlo de nuevo. Además, utiliza canales de expresión complementarios: apoya tu discurso con gestos, mimos, imitaciones.

4. Aceptar latencia

No apresure al niño para obtener una respuesta más rápida.

Actividades De Aprendizaje Para Niños Con Síndrome De Down ✍ 2022

5. Proponer rutinas pictóricas para superar los trastornos de identificación temporal

Usando una Sinopte, representa las diferentes etapas y la progresión horaria del día. Use pictogramas o ayudas visuales para representar las diferentes actividades diarias y prepararse mejor para las transiciones.

6. Organizar y estructurar el entorno mediante pictogramas

Etiquete el material, con el fin de facilitar la identificación y así tranquilizar al niño.

7. Trabajar el tono de la esfera oral y facial para prepararse para la adquisición del lenguaje.

Las habilidades motoras maxilares orales son importantes para abordar los trastornos alimentarios, pero también el desarrollo del lenguaje oral y la articulación. Las personas con trisomía 21 tienen hipotonía en la cara. Pueden tener dificultad para expresarse después de una disminución en el tono muscular en el área oral.

8. Adopta herramientas adecuadas para la hipotonía de las manos

Existen muchas herramientas que pueden ayudarles (lápices de cera, tijeras adaptadas a un déficit de agarre…) y les permiten trabajar la motricidad fina (ejercicios de manipulación, apuntamiento y alicates, especialmente para ejercitar el agarre del pulgar/dedo índice).

9. En la escuela, concéntrese en trabajar en colaboración

10. Por último, para facilitar la integración de los niños con trisomía 21 en la escuela, también es necesario preparar a otros niños.

Es esencial preparar a los estudiantes para comprender qué es la trisomía 21 y que se pongan en marcha adaptaciones para facilitar el aprendizaje de los niños con trisomía 21. ¡Adaptaciones que también pueden ser útiles para todos!

📌Preparar al niño con síndrome de Down para la integración

La integración de un niño con necesidades especiales puede proporcionar varios beneficios a todos los involucrados en este proceso. Por otro lado, la integración debe estar bien preparada. Los niños en edad preescolar con síndrome de Down no son conscientes de su diferencia con otros niños a su alrededor, lo que significa que generalmente se integran muy bien y se mezclan con el resto del grupo.

Se recomienda encarecidamente preparar a los niños de su grupo unos días antes de la llegada del niño con síndrome de Down. Por ejemplo, preséntales una foto, cuéntales sobre sus gustos e intereses. Leer algunos libros infantiles sobre el tema puede ser una excelente manera de comenzar esta conversación. Al final de este documento encontrará algunas sugerencias de libros para niños. Además, entre las diferentes decoraciones y carteles presentes en tu habitación, sería bueno pegar imágenes de niños con síndrome de Down vacantes a las actividades diarias, si por supuesto tienes la oportunidad de encontrarlas en revistas.

Por lo general, los niños con síndrome de Down son seguidos por un centro de rehabilitación.
Por lo tanto, es importante trabajar en estrecha colaboración con el personal que trabaja allí, así como con los padres del niño y el CLSC, lo que puede ser de gran ayuda para usted. No dude en pedirles información sobre las peculiaridades del niño y sobre la trisomía en general. A lo largo de la asistencia del niño a su guardería, hágales saber sobre cualquier cambio que ocurra o cualquier pregunta que pueda tener. La colaboración es primordial para que la integración vaya según lo planeado.

En el lado práctico.

Los niños con síndrome de Down tienen varios rasgos físicos en común. Aparte de estas similitudes, todos son únicos y tienen personalidades, temperamentos, gustos y necesidades totalmente diferentes. Las descripciones y sugerencias en este documento se basan en las características generales comúnmente observadas en niños con síndrome de Down. Se recomienda encarecidamente una adaptación que tenga en cuenta las características específicas del niño en cuestión al aplicar estas intervenciones.

El método preferido de intervención es prácticamente idéntico al que usa diariamente con su grupo de niños. Al igual que con todos los niños, es necesario seguir su ritmo e identificar sus necesidades e intereses después de una buena observación. Por otro lado, debido a los pocos retrasos en el desarrollo causados por la trisomía, necesitan más apoyo y estimulación. Sin embargo, la sobreestimulación puede ser una trampa y como en todo, ¡la moderación sabe mucho mejor!

Referencias:

https://www.somosmamas.com.ar/para-chicos/juegos-para-ninos-con-sindrome-de-down/

https://www.downciclopedia.org/neurobiologia/la-atencion-en-el-sindrome-de-down-estrategias-de-intervencion.html

Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Los ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down deben ser planeados con cuidado. Hay tantas cosas que saber sobre este trastorno.

Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Para que los niños con síndrome de Down vivan una vida significativa, la orientación integral y el máximo apoyo son, sin duda, esenciales.

En general, el desarrollo físico y mental de los niños con síndrome de Down se retrasa y su discapacidad intelectual cambia de leve a moderada.

Algunos niños pueden tener problemas de visión y audición, mientras que otros pueden tener enfermedades presentes desde el nacimiento. A pesar de esto, son bastante capaces de aprender cosas nuevas y desarrollar más habilidades, allanando el camino para una vida más productiva. Muchas personas con síndrome de Down han tenido éxito en su campo elegido. Por ejemplo, Danny Alsabbagh de Summer Heights High, Lauren Potter de Glee y Sujeet Desai, que es un músico consumado, la lista podría continuar. Es posible que algunos no hayan ganado popularidad, sin embargo, han inspirado a otros a vivir sus vidas de manera fructífera: casarse, formar una familia, mantener un trabajo regular y realizar tareas que hacen las personas sin discapacidades. Se confirmó que con un estímulo continuo, junto con un fuerte sistema de apoyo, un entorno adaptado y una nutrición y atención médica adecuadas, ¡se puede lograr el éxito! Aquí hay cinco tipos de actividades que lo ayudarán a apoyar el aprendizaje y el desarrollo de su hijo.

Destreza (Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down)

La mayoría de las veces, los niños con síndrome de Down también tienen trastorno del procesamiento sensorial (DPS). Tienen problemas para «sentir» debido a sus músculos débiles. Pueden encontrar vergonzoso ser tocados, tener problemas para agarrar objetos y tienden a volverse torpes. Participar en habilidades relacionadas con pequeños grupos musculares, como usar arcillas y Play-Doh, construir con legos o simplemente dejarlos jugar con agua y arena definitivamente mejorará sus músculos y movimientos.

Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down

Artes

Las artes permitirán a los niños expresarse mientras desarrollan su coordinación mano-ojo. Promueve la creatividad y potencia la imaginación, ayudando a su desarrollo de la conciencia. Terminar una obra de arte también puede dar una gran fuente de confianza. Desde garabatear hasta pintar con los dedos y dibujar, la experiencia es definitivamente relajante y edificante para el niño.

La música (Ejercicios efectivos para niños con síndrome de Down)

La música juega un papel importante en el progreso de un niño con síndrome de Down porque les ayuda a mantener la memoria. Puede utilizar un cierto tipo de música que al niño le encante para una rutina específica, lo que le permite asociar esta música con actividades futuras, formando un hábito a través de la música. Tenga juguetes musicales accesibles para su hijo, y si muestra interés en aprender a tocar un instrumento musical, ¡aproveche esa pasión para convertirlo en un talento!

Al viajar

Viajar es beneficioso para todos y ofrece una buena experiencia y educación a los niños con síndrome de Down. El turismo les dará un recuerdo educativo y visualmente entretenido. Conocer gente nueva también promueve la comunicación. Caminar por el zoológico no solo les permite conocer los diferentes tipos de especies, sino que también les permite estar en buena forma física. Ya sea que estén en un avión, autobús o crucero, ¡cada aspecto de sus vacaciones es definitivamente una experiencia de aprendizaje!

Deportivo

Practicar deportes ofrece muchos beneficios positivos para su hijo. Un niño con síndrome de Down puede tener dificultades para aprender los fundamentos de un deporte determinado, por lo que es ideal desglosar las diferentes partes de una oportunidad deportiva. Esto eventualmente les permitirá aprenderlo como un todo. La modificación del equipamiento y del lugar también será muy útil. Dependiendo de las habilidades físicas y el estado físico de su hijo, actividades como equilibrarse en una viga, saltar, andar en bicicleta y correr ayudarán a fortalecer los músculos de su hijo, mejorando su estado físico. ¡Es increíble que hoy en día ya haya una mejor inclusión de los niños con síndrome de Down en eventos deportivos y actividades comunitarias!

Consideraciones para preparar las actividades

Corazón

Alrededor del 40-50% de los niños con síndrome de Down tienen un defecto cardíaco congénito. Por congénito, se entiende que estaba presente al nacer. Muchas anomalías congénitas también pueden ser operadas.

Los niños con síndrome de Down se someten regularmente a pruebas para detectar defectos cardíacos congénitos. Sucede que una de estas anomalías se detecta antes del nacimiento del bebé. Las anomalías del tabique auriculoventricular son el tipo más común en niños con síndrome de Down. Son causadas por una malformación de una o más de las cuatro cámaras del corazón. También son comunes las anomalías de la comunicación interauricular, las anomalías de la comunicación interventricular, el conducto arterioso persistente y la tetralogía de Fallot.

Estas anomalías pueden ser detectadas y diagnosticadas por un profesional médico experimentado que verifique si el bebé tiene una respiración en el corazón o si su sangre no transporta suficiente oxígeno. Sin embargo, es posible que el niño sufra de un problema cardíaco grave sin que el médico escuche una respiración o incluso si la sangre del niño está bastante oxigenada. Es muy importante que todos los bebés con síndrome de Down se sometan a un ecocardiograma (examen de ultrasonido del corazón) incluso si su ecocardiografía prenatal fue normal.

Algunos tipos de defectos cardíacos congénitos deben ser operados en los primeros meses de vida del niño, mientras que otros simplemente deben ser monitoreados de cerca por un cardiólogo. El cardiólogo pediátrico es un especialista que puede diagnosticar defectos cardíacos congénitos en niños y tratarlos. Hable con el cardiólogo de su hijo para obtener más información sobre el plan de atención de su hijo.

Tubo digestivo

Menos niños nacen con anomalías en su tracto gastrointestinal, ya sea en el esófago, el estómago o los intestinos, la mayoría de los cuales pueden ser operados.

A continuación se muestra una lista de los principales problemas gastrointestinales o digestivos que sufren los niños con síndrome de Down.

Estrechamiento gastrointestinal (atresia)

Si un recién nacido con síndrome de Down ha tenido vómitos severos desde el nacimiento, puede estar entre los bebés con síndrome de Down con atresia gastrointestinal (alrededor del 12%). Lo que ocurre con mayor frecuencia es una obstrucción del duodeno, que es la parte superior del intestino delgado. Los alimentos digeridos ya no pueden pasar a través de este órgano. Por lo tanto, es necesario operar para desbloquearlo.

Enfermedad de Hirschsprung

La enfermedad de Hirschsprung afecta a menos del 1% de los bebés con síndrome de Down. Se manifiesta por estreñimiento severo cuando la última parte del intestino grueso está funcionando mal debido a la ausencia de neuronas. Estos estreñimientos pueden causar obstrucción intestinal. El tratamiento consiste en operar extirpando la parte afectada del colon.

Estreñimiento

Aunque las personas con síndrome de Down pueden estar estreñidas por las mismas razones que otras personas (mala alimentación, falta de ejercicio), también son susceptibles a ciertos trastornos que causan estreñimiento: hipotiroidismo, enfermedad de Hirschsprung, enfermedad celíaca, etc. Si su estreñimiento no es causado por estos trastornos, sus proveedores de atención médica y el médico deben buscar conjuntamente laxantes que sean seguros para el paciente.

Pérdida de audición

En los niños, la pérdida de audición puede afectar su desarrollo pedagógico, lingüístico y emocional. El monitoreo y tratamiento de los problemas del oído puede reducir la incidencia de estas pérdidas. La Academia Americana de Pediatría recomienda evaluaciones audiométricas al nacer, una vez entre las edades de seis y doce meses, y luego anualmente. Se sugiere utilizar audífonos incluso en los casos en que estas pérdidas sean menores, con el fin de evitar cualquier retraso en el desarrollo pedagógico, emocional o lingüístico del niño.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down.

Discapacidad visual

El peor trastorno visual para los niños con síndrome de Down son las cataratas congénitas (opacidad del cristalino del ojo). Si las cataratas del niño no se tratan, puede quedar ciego. Las cataratas no siempre son visibles a simple vista. La mejor manera de detectar la presencia de cataratas es el examen de los ojos con un oftalmoscopio por un profesional experimentado. Las cataratas congénitas normalmente deben ser operadas sin demora. Si la operación se realiza a una edad temprana, la vista del niño se puede restaurar y no se quedará ciego. El oftalmólogo es el médico y cirujano ocular que trata las cataratas o cualquier otro trastorno ocular similar.

El defecto refractivo (la necesidad de usar gafas) es mucho más frecuente en niños con síndrome de Down que en el resto de la población. El estrabismo (entrecerrar los ojos) tampoco es infrecuente. Es importante diagnosticar el estrabismo en el paciente desde la infancia, ya que este trastorno puede degenerar en ambliopía, que es una pérdida visual, o trastorno de estereopsia, que es la percepción de profundidad.

Además de necesitar anteojos, muchos niños con síndrome de Down tienen anomalías en los conductos lagrimales que serán notadas por los cuidadores porque los niños, especialmente cuando tienen un resfriado, a menudo tienen ojos que moquean y lloran. El oftalmólogo debe hacer un seguimiento si la situación no mejora, porque a veces es necesario operar.

Referencias:

https://www.serpadres.es/1-2-anos/educacion-estimulacion/articulo/ejercicios-para-estimular-a-un-nino-con-sindrome-de-down-en-casa

https://www.downciclopedia.org/neurobiologia/la-atencion-en-el-sindrome-de-down-estrategias-de-intervencion.html

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

¿Sabes cómo fomentar buenos hábitos en tu hijo? Simplemente alentar a un niño a comer bien, moverse y limitar las pantallas no sería suficiente para que desarrolle buenos hábitos de estilo de vida. Los padres que se involucran directamente con sus hijos tendrían mejores resultados.

Los hábitos son comportamientos adquiridos a través de la repetición de actos idénticos o similares. Según la psicología, un hábito puede ir desde un gesto hasta la satisfacción de necesidades personales. Son una parte fundamental del aprendizaje que es responsabilidad de los padres.

📌¿Cómo inculcar hábitos o rutinas en los niños?

Lo principal es ofrecer seguridad a los niños. Dales la certeza de saber lo que viene después de cada actividad: comer, cepillarse los dientes, dormir. Proporciónales tranquilidad y previsión. Así, los niños se sienten mejor, más seguros y más seguros.

Es más fácil inculcar hábitos en los niños si todos en casa siguen el mismo patrón de comportamiento. Mamá, papá y hermanos saben qué hacer y cuál es su papel en la familia. Es importante darle un papel al niño, promoviendo su colaboración.

Un punto esencial es que la rutina diaria y las acciones sean estables. En su trabajo sobre «La importancia de los hábitos y rutinas en los niños de 3 años», Bedia dice que los hábitos ayudan a los niños a ser autosuficientes. Gracias a ellos, tienen más herramientas para hacer frente a la vida cotidiana.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

📌Hábitos a inculcar en los niños

Lo ideal es aprender siempre buenos hábitos y explicar por qué se deben evitar los malos. Esta es una tarea crucial para los padres y un elemento clave en la vida del niño. Estos son algunos de los hábitos que pueden ayudarlo en su papel como padre.

1. No te saltes el desayuno ni ninguna otra comida

El desayuno es sin duda la comida más importante en el día del niño. De hecho, debe haber un mínimo de tres comidas al día. Pero es la primera comida del día que proporciona la energía necesaria para afrontar el día a día.

Si el niño no desayuna, el cuerpo entra en letargo metabólico. Lo que conocemos en el mundo tecnológico como un modo de ahorro de energía. La concentración se vuelve difícil y puede aparecer fatiga prematura.

2. Leer todos los días

La lectura agudiza los sentidos, estimula el intercambio de conocimientos, promueve la concentración y la empatía. Además de aportar una visión más amplia del mundo.

Para la lectura diaria, los padres pueden leer una historia o novela antes de acostarse, dejando la trama para la secuela. El niño debe mostrar un interés real y no ser forzado.

3. Mira las etiquetas de los alimentos

Seguir una dieta saludable incluye leer las etiquetas de los alimentos que ingerimos. De esta manera sabemos lo que estamos comiendo, las cantidades de azúcares y calorías, la fecha de caducidad y preparación, los ingredientes y aditivos.

Además, leyendo los ingredientes y datos nutricionales, podemos comparar con otros productos y saber cuáles son los más beneficiosos.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

4. Inculcar hábitos en los niños: ser comprensivo

Cuando su hijo esté impaciente o enojado con el comportamiento de otra persona, recuérdele que tampoco es perfecto y pregúntele si le gustaría ser tratado de esa manera.

Enséñale que el ser humano a veces tiene debilidades en ciertas actividades, pero que esto no lo hace menos bueno. Muéstrele que si tiene instalaciones en un área y otras no, puede ayudar a las personas en dificultades.

5. Duerme lo suficiente

Las horas de sueño dependen de la edad. Entre las edades de 3 y 5 años, los niños necesitan dormir entre 10 y 13 horas al día. Entre los 6 y los 13 años, deben dormir entre 9 y 11 horas al día. Si no duermen lo suficiente, su rendimiento diario disminuye, pueden tener dificultades para pensar con claridad y tomar decisiones.

6. Limite el tiempo de pantalla

Cuando les permites ver la televisión, estar en el teléfono, la computadora o la tableta, es esencial regular el tiempo que pasan frente a la pantalla. Establezca horarios utilizando los controles parentales.

7. Realizar actividad física o educativa

Desde una edad temprana, puede inscribir a sus hijos en una actividad fuera de la escuela. Por ejemplo, baile, artes marciales, natación o tiro con arco. Si tu pequeño no es bueno en actividades físicas, puedes optar por clases de ajedrez, clases de idiomas extranjeros, clases de piano o pintura.

8. Lávate las manos

El lavado de manos va más allá de una regla de comportamiento. Antes de comer o después de ir al baño, este acto previene la contaminación y mantendrá a su hijo sano.

Los hábitos inculcados en los niños reflejan los de sus padres

Recuerda que los niños son un reflejo de sus padres y aprenden muy rápido. Los hábitos se adquieren a través de la repetición y al ver a otros hacerlo. Al enseñarles, no solo eres un buen padre, sino también un ser humano con un gran corazón.

Finalmente, no te desanimes en el camino. Este es un largo camino que no se detiene. Lo principal es el proceso y la conciencia de entrenar a los seres humanos para el mundo del mañana.

9. Haga ejercicio regularmente

Es posible que su hijo adolescente haya tenido que suspender una actividad física que solía disfrutar. Puedes ayudarlo a encontrar otras actividades que le gusten. Anime a su hijo adolescente a hacer actividades que lo alienten a caminar, moverse o pararse en lugar de actividades en las que se siente o se acuesta. Esto ayuda a trabajar sus articulaciones y aumentar su tono muscular. Es posible que su hijo adolescente necesite trabajar para aumentar gradualmente su nivel de actividad física. Asegúrese de felicitarlo por sus esfuerzos. También puede ayudar siendo activo o activo usted mismo y encontrando actividades en las que ambos puedan participar. Puede ser divertido reservar tiempo «familiar» para la actividad física. También puede ayudar a fortalecer su relación con su hijo adolescente. Anime a todos en casa a participar en las actividades. De esta manera, su hijo adolescente no sentirá que está siendo tratado de manera diferente a los demás.

Lee también sobre juegos para niños con síndrome de Down.

Fomentar buenos hábitos en tu hijo

📌10 consejos para alentar a su niño a desarrollar hábitos alimenticios saludables

Como padres, todos queremos que nuestros hijos crezcan sanos y desarrollen estilos de vida saludables. Con estos 10 consejos desarrollados por Health Canada, permitirá que su hijo integre hábitos alimenticios saludables.

  1. Sea sensible a las señales de hambre y saciedad de los bebés y niños pequeños. Un bebé que tiene hambre es inquieto, busca el pecho y puede chuparse la mano. Por lo tanto, es el niño quien guía los momentos en que come.
  2. Logre un equilibrio entre ayudar a su hijo y alentarlo a comer solo. Obviamente, cuanto mayor sea el niño, más podremos dejarlo comer solo.
  3. Mantenga el contacto visual y el estímulo verbal positivo (Ejemplos: ¡Yum, buenas fresas!, ¡Bravo, lo probó!) durante la hora de la comida, pero evite usar restricciones verbales o físicas para obligarlo a comer.
  4. Ofrezca utensilios apropiados para su edad.
  5. Minimizar las distracciones (juguetes, televisión, etc.) durante las comidas, meriendas, alimentaciones o bebidas. Así que elija un lugar tranquilo provisto para este propósito cuando sea posible.
  6. Ofrezca la comida en un ambiente cómodo y seguro.
  7. Ofrecer diferentes combinaciones de alimentos, sabores y texturas para maximizar el aprendizaje del niño. Si no aprecia especialmente un elemento, no dude en ofrecérselo más de una vez para que aprenda a amarlo.
  8. Ofrezca alimentos nutritivos que se preparen y sirvan de manera segura.
  9. Haz que coma con los dedos tan pronto como se introduzcan alimentos complementarios. Puede ser que coma muy poco al principio y esto es normal. Esta etapa promueve el desarrollo oral y motor.
  10. Proporcione una taza abierta cuando introduzca líquidos que no sean el pecho o la fórmula. Es una habilidad segura y fácil de aprender.

Referencias:

https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/crecimiento-y-desarrollo-nino/los-20-mejores-habitos-para-tu-hijo/

https://www.guiainfantil.com/educacion/autonomia/los-11-habitos-mas-positivos-en-la-educacion-y-salud-de-los-ninos/

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

El síndrome de Down es un trastorno genético que se asocia con diversos grados de discapacidad intelectual y cambios físicos característicos. Hay muchos cuidados especiales para niños con síndrome de Down. Hay varios tipos de síndrome de Down que se pueden distinguir, y cada subtipo tiene en común el hecho de que los afectados tienen un exceso de la información genética transportada en el cromosoma 21 en su material genético. La gravedad de los síntomas, además del tipo de lesión genética, también depende de las influencias ambientales después del nacimiento.

📌Los principales síntomas del síndrome de Down

Algunos síntomas del síndrome de Down observados después del nacimiento están presentes en todos los afectados, mientras que otros síntomas solo se pueden detectar en un cierto porcentaje. En general, el peso al nacer y la longitud corporal por debajo del promedio, así como el retraso mental, se caracterizan comúnmente.

Además, los síntomas característicos son los siguientes:

  • cara plana, desarrollo residual del hueso nasal;
  • brecha ocular oblicua;
  • desviaciones del auricular (orejas más pequeñas y cortas);
  • pliegues cervicales más gruesos de la piel;
  • trastorno del desarrollo del minuto medio del dedo de la quinta mano: dedo inclinado hacia adentro;
  • anormalidad de la palma: está atravesada solo por un pliegue (surco transversal);
  • debilidad del tono muscular;
  • articulaciones sueltas;
  • desarrollo anormal de la pelvis;
  • trastorno del desarrollo cardíaco;
  • trastorno del desarrollo intestinal.

Ciertos signos del síndrome de Down, como la piel suelta del cuello, el desarrollo residual del hueso nasal, las extremidades más cortas, los auriculares pequeños, el trastorno del desarrollo intestinal, ya aparecen durante la vida fetal. En la primera mitad del embarazo, estos síntomas se pueden detectar principalmente mediante un examen de ultrasonido, que puede despertar sospechas de síndrome de Down, pero no constituye un diagnóstico determinado.

📌¿Cuándo consultar a un médico? (Cuidados especiales para niños con síndrome de Down)

Si la madre es mayor de 37 años en el momento de la concepción del feto, se le dirigirá a asesoramiento genético. Esto se debe a que el riesgo de desarrollar síndrome de Down aumenta en proporción directa al aumento de la edad materna.

Si tiene antecedentes de anomalías cromosómicas en su familia, se recomienda someterse a asesoramiento genético, donde se ofrece la posibilidad de un examen de diagnóstico incluso sin la presencia de un resultado de prueba de detección.

La atención del embarazo incluye una evaluación general del síndrome de Down, que se lleva a cabo con un examen de ultrasonido. Si la prueba de detección plantea sospechas de la enfermedad, es apropiado realizar un examen de diagnóstico dirigido, que es iniciado por el médico examinador.

Si un niño ha sido diagnosticado con síndrome de Down, se debe tener cuidado de ser examinado por un pediatra con más frecuencia que el promedio para identificar y tratar posibles complicaciones y trastornos de órganos lo antes posible. Si el padre tiene alguna duda sobre la salud de su hijo, consulte a su médico de cabecera.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down

📌Posibles complicaciones del síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down se ven afectados en diversos grados por problemas de salud o afecciones que requieren una mayor atención y cuidado de la salud.

Las posibles complicaciones pueden ser las siguientes:

  • trastornos del desarrollo cardíaco, como deficiencia de seto de la cámara auricular, tetralogía de Fallot (un conjunto de varios trastornos cardíacos y principales del desarrollo arterial);
  • función intestinal anormal y problemas digestivos como estreñimiento, diarrea, obstrucción del intestino delgado, enfermedad celíaca;
  • pérdida de audición: otitis;
  • discapacidad visual: entrecerrar los ojos, visión apagada, miopía, hipermetropía, infecciones oculares, cataratas, nistagmo (movimiento involuntario del globo ocular), adelgazamiento gradual y abultamiento de la córnea (queratocono)
  • disfunción tiroidea: hipotiroidismo, con menos frecuencia hipertiroidismo;
  • aumento de la susceptibilidad a la infección;
  • cambio en la sección cervical de la columna vertebral;
  • alteraciones en el sistema formador de sangre: leucemia;
  • deterioro mental.

El síndrome de Down a menudo afecta el desarrollo del agarre, sentarse, pararse, caminar, la comunicación, el habla y la lectura. Algunas personas también tienen trastorno del espectro autista (TEA) o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Más sobre problemas de audición

La pérdida de audición puede ser conductiva, basada en los nervios o una combinación de los dos (mixta). La pérdida auditiva conductiva significa que debido a una barrera mecánica (generalmente inflamación del oído medio o estancamiento del líquido acumulado detrás del tímpano), la conducción del aire del sonido se obstruye. (En este caso, la audición de conducción ósea está intacta). Esto es más común en los niños con SD porque su canal auditivo, el cuerno de Eustach, puede ser más delgado y más curvo, lo que hace que el líquido sea menos propenso a salir. Es bien sabido que en los niños amamantados, las infecciones del oído medio son más raras: si el bebé come de un biberón, mantenga sus oídos más altos que su boca. Los niños con SD que tienen problemas con la audición tienden a tener pérdida auditiva conductiva de leve a moderada.

La pérdida de audición neuronal significa que el problema está «hacia adentro», en el oído interno, en el nervio auditivo o en las vías auditivas dentro del cerebro. (En este caso, la audición de conducción ósea también se reduce en el mismo grado que la conducción de aire). Este tipo de pérdida auditiva, a diferencia de la conductiva, no es variable y puede causar dificultad para escuchar ciertas frecuencias (ciertos sonidos). Para este tipo de pérdida auditiva, a menudo se recomienda usar un audífono.

Las habilidades lingüísticas generalmente se desarrollan a través de la audición.

📌Diagnóstico y cuidados especiales para niños con síndrome de Down.

Las pruebas de detección y las pruebas durante el embarazo se pueden usar para determinar la probabilidad de que el feto nazca con síndrome de Down. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad se reconoce solo después del nacimiento sobre la base de sus características físicas. En este caso, se extrae sangre del recién nacido y la muestra de sangre se somete a un examen especial llamado caryotitilización, durante el cual se examina el número y la forma de los cromosomas.

Si se detecta uno de los cambios genéticos mencionados anteriormente durante la prueba, se realizará un diagnóstico de síndrome de Down.

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

📌Diagnóstico prenatal

El método general de detección del síndrome de Down es la detección combinada en el primer trimestre del embarazo, que se basa en un examen de ultrasonido del pliegue de la cabeza fetal y una muestra de sangre tomada de la futura madre en la medición de dos marcadores bioquímicos (marcadores), beta libre hCG y PAPP-A. Las opciones de prueba se pueden encontrar en el artículo Detección del síndrome de Down.

📌Tratamiento del síndrome de Down

El síndrome de Down no se puede curar, pero con su detección temprana, atención médica adecuada y diversos programas de desarrollo, se puede garantizar una vida activa y relativamente independiente para los afectados. Estos programas ayudan al desarrollo de los niños enfermos de diversas maneras: con terapia del habla y el lenguaje, fisioterapia y programas educativos individuales a pedido.

Además del desarrollo, se debe tener especial cuidado para mantener la buena salud de las personas con síndrome de Down y monitorearlas regularmente para atender eficazmente cualquier complicación que pueda ocurrir lo antes posible. Puede pedirle ayuda a su médico de familia o médico de familia para organizar los diversos viajes de pacientes.

📌Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

Para los niños que nacen con síndrome de Down, la buena salud, el desarrollo y la educación, y la aceptación y una familia amorosa y solidaria son tan importantes como los sanos. Si su hijo vive con síndrome de Down, infórmese sobre las posibilidades del desarrollo de la educación especial temprana, ya que esto es de particular importancia en la vida del niño con un desarrollo intelectual y de movimiento limitado.

El hecho de las necesidades educativas especiales y la discapacidad es establecido por un comité de expertos y rehabilitación basado en un examen complejo: médico, pedagógico, de educación especial, psicológica. De acuerdo con la Ley Nacional de Educación Pública, un niño o estudiante que requiera necesidades educativas especiales que, según la opinión del comité de expertos, padezca retraso musculo esquelético, sensorial (visual, auditivo), intelectual o del habla, la coexistencia de varias discapacidades, trastorno del espectro autista u otros trastornos del desarrollo psicológico (trastornos graves del aprendizaje, la atención o el comportamiento).

Sobre la base de la opinión de expertos que establece las necesidades educativas especiales, los niños interesados también pueden recibir atención pedagógica, de educación especial y pedagógica conductiva correspondiente a su condición en el marco del asesoramiento educativo, la educación preescolar, escolar y de dormitorios y la educación.

Referencias:

https://es.familydoctor.org/cuidados-de-salud-para-bebes-con-sindrome-de-down/

https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/el-bebe/el-bebe-con-sindrome-de-down

Complicaciones Impliadas síndrome de Down

Hay muchas complicaciones implicadas en el síndrome de Down. Es una enfermedad genética que ocurre cuando una división celular anormal produce otro cromosoma 21 entero o una copia parcial. Este material genético adicional causa cambios en el desarrollo y las características físicas del síndrome de Down.

Una mejor comprensión del síndrome de Down y las intervenciones tempranas pueden conducir a una mejor calidad de vida para los niños y adultos afectados por esta afección y pueden ayudarlos a vivir una vida más satisfactoria.

📌Signos y síntomas

Los problemas intelectuales y de desarrollo pueden ser leves, moderados o graves. Algunas personas están sanas, mientras que otras pueden tener problemas de salud graves.

Los niños y adultos con síndrome de Down tienen rasgos faciales distintos. Incluso si no todas las personas con esta afección tienen los mismos rasgos faciales, algunos son más comunes que otros. Estos incluyen:

– Cara redonda y plana.

– Cabeza de pequeño tamaño.

– Cuello corto.

– Formas anormales de las orejas u orejas pequeñas.

– Mala tonificación muscular.

– Dedos cortos en las manos y los pies.

– Flexibilidad.

– Baja altura.

– Ojos almendrados.

En el caso de los niños que nacen con síndrome de Down, síntomas como:

– Bajo peso al nacer.

– Capacidad retrasada al caminar o endurecerse.

– Un cierto grado de discapacidad de aprendizaje.

El nivel de discapacidad de aprendizaje varía de persona a persona, algunas personas pueden experimentar una discapacidad intelectual leve (CI entre 50 y 70), y otras personas pueden sufrir discapacidades más graves (CI entre 20 y 35). En la mayoría de los niños, las habilidades de comunicación y la memoria a corto y largo plazo también pueden verse afectadas.

Complicaciones del síndrome de Down

📌Causas (Complicaciones implicadas en el síndrome de Down)

En total, las personas suelen tener 46 cromosomas en cada célula, 23 cromosomas heredados de su padre y 23 heredados de su madre. Las personas con síndrome de Down tienen 47 cromosomas en sus células.

El síndrome de Down se produce cuando se produce una división celular anormal, que involucra el cromosoma 21. Estas divisiones celulares anormales dan como resultado un cromosoma 21 adicional, en su totalidad o en parte. Este material genético adicional es responsable de los rasgos característicos y los problemas de desarrollo del síndrome de Down. Cualquiera de estas tres variaciones puede causar síndrome de Down:

Trisomía 21. En aproximadamente el 95% de los casos, el síndrome de Down es causado por la trisomía 21. Es decir, la persona tiene tres copias del cromosoma 21 en todas las células, en lugar de solo dos.

Síndrome de mosaico de Down. En esta forma rara de síndrome de Down, la persona tiene sólo unas pocas células que contienen una copia adicional del cromosoma 21. Este mosaico de células normales y anormales es causado por una división celular anormal después de la fertilización.

Síndrome de Down por translocación. Esta condición también puede ocurrir cuando una porción del cromosoma 21 está unida a otro cromosoma antes o después de la concepción. Estos niños tienen sus dos copias normales de los cromosomas 21, pero al mismo tiempo también tienen material genético adicional del cromosoma 21 unido a otro cromosoma.

No se ha encontrado ningún factor conductual o ambiental que cause el síndrome de Down.

En la mayoría de los casos, el síndrome de Down no se hereda. Es causada por un error en la división celular durante el desarrollo del feto.

El síndrome de Down por translocación puede transmitirse de padres a hijos. Sin embargo, solo el 3% -4% de los niños con síndrome de Down tienen translocación, y de estos, solo unos pocos han heredado esta afección de sus padres.

Lee más sobre tratamientos para el síndrome de Down

📌Factores de riesgo

Algunos padres tienen un mayor riesgo de tener un hijo con síndrome de Down. Estos factores de riesgo incluyen:

– Edad materna avanzada. Las posibilidades de dar a luz a un niño con síndrome de Down aumentan con la edad, porque los óvulos envejecidos tienen un mayor riesgo de división cromosómica inadecuada. El riesgo de dar a luz con un niño con síndrome de Down aumenta después de los 35 años. Sin embargo, la mayoría de los niños que tienen esta afección nacen de mujeres menores de 35 años, porque las mujeres más jóvenes tienen muchos más hijos.

– Portadores de genes del síndrome de Down por translocación. Tanto hombres como mujeres pueden transmitir el síndrome de Down a través de la translocación genética a sus hijos.

– Padres que tienen un hijo con síndrome de Down. Los padres que ya tienen un hijo con síndrome de Down y los padres que tienen translocación, tienen un alto riesgo de que el segundo hijo sufra de síndrome de Down. Un médico especialista puede analizar el riesgo de los padres de tener un segundo hijo con este síndrome.

📌Complicaciones implicadas en el síndrome de Down

Las personas con síndrome de Down pueden tener una variedad de complicaciones, algunas de ellas se vuelven más claras con el paso del tiempo. Estas complicaciones incluyen:

Malformación cardíaca. Alrededor de la mitad de los niños con síndrome de Down nacen con un tipo u otro de malformación cardíaca. Estos problemas pueden ser potencialmente mortales y pueden requerir tratamiento quirúrgico.

Defectos gastrointestinales. Algunos niños con síndrome de Down pueden experimentar estos problemas y pueden incluir anomalías relacionadas con el ano, los intestinos o el esófago. Todo esto puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas digestivos como reflujo gastroesofágico o acidez estomacal y enfermedad celíaca.

Trastornos del sistema inmunológico. Debido a las anomalías presentes en el sistema inmunológico, las personas con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, ciertos tipos de cáncer y enfermedades infecciosas como la neumonía.

Apnea del sueño. Debido a los cambios esqueléticos y de tejidos blandos que conducen a la obstrucción de las vías respiratorias, los niños y adultos con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de experimentar apnea del sueño.

Obesidad. Las personas que padecen esta enfermedad genética, tienen una mayor tendencia a ser obesas en comparación con el resto de la población.

Problemas relacionados con la médula espinal. Algunas personas con síndrome de Down pueden experimentar una alineación inadecuada de las dos primeras vértebras desde arriba, del cuello (inestabilidad atlanto-axial). Debido a esta condición, las personas afectadas tienen un alto riesgo de lesiones graves en la médula espinal, debido a la sobreextensión del cuello.

Leucemia. Los niños que tienen síndrome de Down tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Demencia. Las personas con síndrome de Down tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar demencia. Los signos y síntomas pueden aparecer alrededor de los 50 años. El síndrome de Down también aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

📌Síndrome de Down en la sociedad

A pesar de que ha habido progresos en la comprensión general y el manejo del síndrome de Down, esta condición todavía presenta un cierto grado de estigma social. Es importante que las personas con esta afección reciban apoyo de la familia, los amigos y la sociedad.

Todas las personas con síndrome de Down tienen un cierto nivel de discapacidad de aprendizaje y por esta razón, requieren educación especial y apoyo.

En el pasado, las personas con síndrome de Down eran retiradas de la sociedad general e internadas en instituciones u otras colonias. Fue solo a mediados del siglo 20 que los padres, médicos, investigadores y organizaciones que apoyaban a estas personas, lograron cambiar la forma en que las personas con síndrome de Down y otras afecciones son vistas y tratadas por la sociedad.

Con la creciente integración de estos individuos en la sociedad, su situación ha mejorado gradualmente, y muchos de ellos ahora son educados junto a otros niños, en escuelas tradicionales.

Referencias:

https://www.webconsultas.com/sindrome-de-down/complicaciones-del-sindrome-de-down-2242

https://www.news-medical.net/health/Down-Syndrome-Complications-(Spanish).aspx

Puedes ver más información en este video:

Juegos Para Niños Con Síndrome De Down En Equipo

Los juegos son un excelente estimulante para los más pequeños, los juegos para niños con síndrome de Down en equipo son fantásticos para ayudarlos en su crecimiento y desarrollo.

Para los niños, jugar al fútbol no solo es una oportunidad para divertirse mientras cuidan su salud; esta actividad también le permite adquirir habilidades que serán útiles en todos los oficios. En el fútbol, a menudo hablamos de «espíritu de equipo», o la capacidad de un grupo para trabajar juntos para lograr objetivos específicos.

Pero, ¿puede el fútbol también desarrollar estas cualidades en niños para quienes la comunicación y el trabajo en equipo son aún más importantes? Tatyana Olshanskaya es la madre de Stepan, de diez años, con síndrome de Down. Lleva dos años jugando al fútbol. Ella cree que estas sesiones de entrenamiento le han permitido a su hijo progresar.

«Los niños que juegan al fútbol aprenden a coordinarse entre sí y a escuchar las instrucciones de sus entrenadores», dice Tatyana. «Hay que ser claros y precisos. Los niños necesitan entender que no tienen otra opción: necesitan trabajar juntos y ayudarse mutuamente, en lugar de poner obstáculos en el camino del otro».

Como país anfitrión de la Copa Mundial de la FIFA 2018™, Rusia está trabajando arduamente para introducir al fútbol a los niños con trisomía 21. El fondo de caridad downside up, en colaboración con la Universidad Social Estatal de Rusia, se encarga de enseñar deportes a los niños a través de una metodología especialmente adaptada. Mientras el país se prepara para albergar la Copa FIFA Confederaciones 2017, este proyecto forma parte del programa. Fútbol por la esperanza.

«Los niños con síndrome de Down rara vez tienen la oportunidad de tener una actividad deportiva porque las condiciones no les conviene», dice Irina Menshenina, directora de desarrollo de Downside Up. «Algunos padres no saben lo que se puede hacer. Varios de ellos no estaban entusiasmados con que les enseñáramos fútbol a sus hijos. Tuvimos que mostrarles ejemplos tomados del extranjero para demostrarles que podía funcionar».

«Pero tan pronto como los niños comenzaron a progresar, midieron la utilidad de estas sesiones».

«Pavel es más sociable», confirma Ruslan Khalikov, padre de uno de los jóvenes futbolistas. «Hizo nuevos amigos y el fútbol le enseñó que no podía quedarse solo en su burbuja. Tiene que ponerse delante de los demás y socializar».

«En el fútbol, el entorno cambia constantemente», continúa Menshenina. «Los niños tienen que adaptarse y tener en cuenta las nuevas circunstancias. Los padres entendieron que esta era una verdad ineludible en la vida. Hoy en día, algunos otorgan más independencia a sus hijos, algo que nunca antes habrían considerado hacer. Por lo tanto, toda la familia gana confianza. Tan pronto como establecemos nuevas actividades, vemos que nuestros futbolistas son los primeros en involucrarse».

Nuevos métodos

Este entrenamiento especialmente diseñado para niños con síndrome de Down es una novedad en Rusia. Al principio, los educadores se dieron cuenta de que carecían de la experiencia para llevar a cabo esta tarea. Por lo tanto, Down side Up ha decidido apoyarlos a través de un programa de educación física adaptado. Basándose en los métodos de otros países, la asociación ha creado capacitaciones específicas.

«Mucha gente se imagina que las personas con trisomía 21 no pueden practicar deportes de equipo», dijo Alexander Makhov, decano del departamento de educación física de la Universidad Social Estatal de Rusia, uno de los diseñadores de este nuevo método. «Ya sabemos que pueden tener éxito en disciplinas individuales, pero estamos tratando de romper este cliché. El enfoque generalmente utilizado para otros niños no funciona aquí. Es necesario dedicar más tiempo a las explicaciones y demostraciones de los diferentes ejercicios. También debe poder explicar todos los términos básicos, como «posesión», por ejemplo. Así que tuvimos que encontrar un lenguaje adecuado para nuestra metodología».

Recientemente, un equipo de adolescentes con síndrome de Down participó en el torneo benéfico Sport vo Blago («Deporte para el bien») jugando un partido contra la formación compuesta por capitanes adultos. Las otras tres asociaciones apoyadas por el programa Fútbol por la Esperanza en Rusia son: la asociación pública regional para personas con discapacidad «Perspectiva», no Podelis Teplom Fund y la rama regional de Pskov del Fondo Ruso para la Infancia.

Facilitar el crecimiento (Juegos para niños con síndrome de Down en equipo)

Los niños con este síndrome necesitan mucha estimulación para adquirir un mayor desarrollo cognitivo. La etapa de la infancia es la clave para el desarrollo de un niño con síndrome de Down. Es por ello que se recomienda que una vez analizado cada caso particular, estos pequeños puedan acceder a las terapias adecuadas para ayudarles a desarrollar sus habilidades.

Lee también sobre juegos en síndrome de Down

La importancia de jugar

Muchas terapias físicas y cognitivas para niños con síndrome de Down se centran en el juego. Desde la fisioterapia, que les ayuda en el desarrollo físico, hasta la terapia ocupacional, que colabora en la organización general de estos pequeños. ¿Cómo sejuega con un niño con síndrome de Down en casa? Pues básicamente, como hacemos con cualquier niño, aunque teniendo en cuenta las habilidades que queremos potenciar a través de los juegos para niños con síndrome de Down en equipo.

Dependiendo de la edad, los objetivos del juego. Las propuestas lúdicas les ayudarán a conocerse mejor a sí mismos y al mundo que les rodea. Les permitirán conocer cómo funcionan los objetos y adquirir habilidades sociales a la hora de comer, hablar, moverse o sobrellevar la autonomía. Es común que estos niños no ofrezcan juegos. Por eso, a la hora de pensar en cómo jugar con niños con síndrome de Down, lo primero es proponer una actividad, explicando bien las reglas y objetivos.

Tipos de juegos para niños con síndrome de Down

En el caso de jugar con niños con síndrome de Down que tienen entre 1 y 2 años, lo ideal son las propuestas que estimulan el desarrollo psicomotor, vocal y cognitivo. Puedes jugar mientras los niños se mueven tratando de colocar pelotas en un aro o ayudarlos a caminar sosteniéndolas con la mano para alcanzar un objeto. Los juegos de arte para pintar también son muy adecuados. También aquellos que les ayudan a tomar objetos y manipularlos con el fin de promover la motricidad gruesa y fina. En el campo cognitivo, es posible jugar juegos para agrupar animales, colores y formas. U opta por leer cuentos con ilustraciones.

Si hablamos de niños de entre 2 y 3 años, vamos más allá con juegos más elaborados. Si quieres jugar con un niño con síndrome de Down A esta edad, podemos pensar en juegos de coordinación para fomentar las habilidades motoras. También permite el desarrollo intelectual con puzles y juegos de memoria. Por otro lado, los juegos creativos con arcilla son muy útiles para las habilidades motoras finas. También juegos de cartas con imágenes de rutinas diarias. Los juegos de repetición para estimular el habla son muy importantes a esta edad porque les ayudarán a desarrollar el lenguaje.

El siguiente paso

A partir de esta edad los juegos para niños con síndrome de Down se centran en el desarrollo de cuatro habilidades fundamentales:

  • desarrollo psicomotor
  • el desarrollo de la autonomía
  • el desarrollo de la memoria y la atención
  • desarrollo del lenguaje

Los niños con síndrome de Down tardan más en aprender estas habilidades y es por eso que el juego es esencial. Los juegos para niños con síndrome de Down siempre deben tener un objetivo, que es el desarrollo de una de estas cuatro habilidades que les ayudará a convertirse en personas independientes en el futuro.

Recursos para elegir juguetes «adaptados de manera diferente»

Algunos sitios web pueden ayudarlo a determinar el tipo de juguete que debe considerar para el problema de su hijo.

Por ejemplo, el Fat Brain Toysite enumera los juguetes en función de sus objetivos de desarrollo y tiene secciones sobre habilidades motoras gruesas y problemas de motricidad fina, así como una lista de las mejores opciones para cada uno de ellos utilizando la retroalimentación de los padres. Incluso enumera juguetes específicos que los padres de niños con síndrome de Down han encontrado excepcionales.

Toys R Us ha desarrollado una guía de juguetes para niños con diferentes habilidades («Juguetes para niños discapacitados») y enumera sus mejores opciones de juguetes por habilidad. También tienen una lista de consejos para comprar juguetes que también pueden resultarle útiles.

Consulte a los expertos (Juegos para niños con síndrome de Down en equipo)

Si pertenece a un grupo de apoyo local o a un foro en línea, inicie una discusión con otros padres sobre los juguetes que han funcionado para sus hijos. La mayoría de los padres están dispuestos a decirle qué juguetes funcionaron bien y cuáles son los desechos.

También es posible que desee pedir a los maestros o terapeutas de su hijo sugerencias de juguetes que creen que podrían ser de interés para su hijo. Sin embargo, recuerde que solo porque tengan un juguete favorito en la escuela no significa que este juguete será automáticamente un éxito en casa.

La importancia del interruptor de encendido/apagado

En general, comprar un juguete que apele a varios sentidos es algo bueno. Un juguete que se siente bien, hace ruido y atrae la atención generalmente ganará. Sin embargo, si su hijo tiene problemas sensoriales (y para su propia salud mental), asegúrese de que el juguete venga con un botón de volumen y / o un interruptor de encendido / apagado.

También asegúrese de que el interruptor de encendido / apagado no desactive completamente el juguete. Por ejemplo, una Nintendo DS todavía se puede reproducir cuando el volumen está completamente bajo.

No querrás comprar un juguete que tu hijo no pueda usar solo porque es demasiado ruidoso o aburrido.

Referencias:

El juego y los juguetes para los niños con síndrome de down – Síndrome de Down (down21.org)

Juegos para niños con Síndrome de Down • Mi hijo no habla

Puedes ver más información en este vídeo:

La Menstruación En Niñas Con Síndrome De Down

La menstruación en niñas con síndrome de Down no tiene por qué ser algo de otro mundo. Hay muchos consejos fáciles que puedes seguir para hablar con tu hija, que además les servirán para llevar una mejor actitud al respecto.

🌻Pubertad en personas con síndrome de Down

¡Su hijo es un adolescente! Al igual que todos los jóvenes, los adolescentes con síndrome de Down experimentarán los cambios físicos, hormonales y emocionales que conlleva crecer. Los jóvenes con síndrome de Down pasarán por la pubertad a una edad similar a la de otros niños. Es muy importante ayudar a su hijo a entender estos cambios, así que haga tiempo para ayudarlo a entender lo que está sucediendo con su cuerpo y sus sentimientos.

Además de los cambios en las emociones y su cuerpo, la mayoría de los jóvenes con síndrome de Down también comenzarán a interesarse por el amor y las relaciones. Esto puede sentirse un poco desalentador, pero es una parte normal y natural de crecer. Muchos jóvenes con síndrome de Down quieren comenzar una relación, pero es posible que necesiten apoyo adicional. Tendrán que aprender lo que significan las relaciones y cómo pueden tener una relación feliz y segura.

Su hijo o hija también puede comenzar a tener más de un deseo de independencia y querer «empujar los límites». Esto es normal, pero eso no significa que necesite soportar un mal comportamiento. Trate de darles más independencia, permitiéndoles tomar sus propias decisiones tanto como pueda, pero hágales saber cuáles son las reglas y las consecuencias de romperlas.

🥰Consejos para niñas con síndrome de Down

Reunirse con el personal de enfermería

Reúnase con la clínica de enfermería de su escuela y hágales saber si su hija ha comenzado o no su período. Tenga en cuenta que las chicas típicas mentirán sobre comenzar su período cuando la enfermera pregunte, para que sólo se imaginen lo que nuestros hijos podrían hacer.

Siéntate y habla con el personal de enfermería sobre lo que quieres que hagan por tu hija si comienza su período en la escuela. Esto incluye darles la autoridad para ir al baño con su hija. Escriba cada detalle y pida a todas las partes que firmen el documento. Es posible que deba abordar el problema en el IEP de su hijo para proteger a su hija.

Prepárate con almohadillas

Deja almohadillas en la oficina para tu hija. Podría necesitarlas en cualquier momento.

Alerte a los maestros y enfermeras de su hijo

También recomendaría enviar un correo electrónico a la clínica de su enfermera y a los maestros de su hijo en las semanas en que su hija está menstruando sólo para que estén en alerta.

Hablar temprano y a menudo

Cuanto antes comience a hablar con su hijo acerca de los cambios que debe esperar durante la pubertad, mejor. No planees una sola discusión reveladora. En su lugar, planee una serie de conversaciones. Si su hijo hace preguntas sobre la menstruación, respóndelas abierta y honestamente. Si su hijo no está haciendo preguntas, depende de usted empezar a hablar de menstruación.

Usted podría comenzar preguntando qué sabe su hijo acerca de la pubertad. Aclare cualquier desinformación, pregunte si su hijo tiene preguntas y explique los conceptos básicos. Comparte tus experiencias. Haga un seguimiento de cualquier lección de salud y educación sexual que su hijo esté recibiendo en la escuela. Si su hijo se resiste a hablar, no se rinda.

Su hijo necesita conocer los hechos sobre el ciclo menstrual y todos los cambios que trae la pubertad. Los amigos pueden proporcionar información inexacta. Hablar con su hijo puede ayudar a eliminar los temores o ansiedad infundados, así como influir positivamente en la imagen corporal de su hijo. Además, las conversaciones que usted tiene con su hijo sobre la menstruación pueden sentar las bases para futuras charlas sobre citas y sexualidad.

La menstruación en niñas con síndrome de Down

Hágale saber el lado positivo del ciclo menstrual

Muchas mujeres ven los períodos como algo que las limita a hacer cosas o vivir su vida al máximo. Asegúrese de que su hija sepa que, aunque hay síntomas negativos, usted enlatar continuar con su vida normal.

También hágale saber que la menstruación no significa que esté enferma. Por el contrario, los ciclos menstruales son una señal de que su cuerpo funciona correctamente.

Evite asustarla sobre sus malas experiencias de período

Tienes que decirle que probablemente sentirá algo de dolor de estómago y que habrá ciertos cambios en su cuerpo, pero es importante tomar siempre un enfoque positivo. A medida que los síntomas se desarrollan, déle maneras de lidiar con ellos de una manera saludable. Si le hablas de una manera positiva, entonces ella será capaz de enfrentar su período mensual con la misma actitud.

Involucrar a su padre

Los padres también deben aprender y participar en la experiencia de aprendizaje de su hija. No son sólo «cosas de mujeres»; debería involucrar a toda la familia. Tienes que saber cómo involucrar ambos sexos en la conversación.

Al igual que las mujeres, los hombres también experimentan muchos cambios en la pubertad, y es una buena idea para los hombres hablar de sus sentimientos también. De esta manera, las niñas se sentirán más seguras al expresar sus preocupaciones, preguntas y opiniones.

Higiene personal durante su período

Hablar de menstruación también significa aprender sobre la higiene y, sobre todo, la higiene de su área íntima. Asegúrese de explicarle a su hija con qué frecuencia debe cambiar las toallas o tampones, y cómo debe hacer su higiene personal para evitar accidentes embarazosos.

Lee también sobre terapia para niños con síndrome de Down

Enséñale a realizar un seguimiento de su ciclo

Los primeros períodos de un adolescente pueden ser irregulares. Para asegurarse de que está preparada para su ciclo menstrual, enséñale a tomar nota de las fechas. Esto es fácil de hacer hoy en día a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes. De esta manera siempre tendrá la información al alcance de su mano, y también recibirá notificaciones o recordatorios.

Así que, ahora que sabes cómo hablar de menstruación con tus hijas, tendrás una gran oportunidad de apoyarlas y guiarlas con paciencia y amor a lo largo de la adolescencia. Será mucho más fácil para sus hijas enfrentarse a la pubertad con el apoyo de su familia.

Para los padres no es fácil aceptar que sus hijas están dejando la infancia y acercándose a la feminidad. Pero recuerda ver todos estos cambios como algo que es bastante natural. Si miras las cosas de esta manera, entonces tus hijas aprenderán a hacer lo mismo.

💖Consejos prácticos preferidos

La biología de la menstruación es importante, pero la mayoría de los niños están más interesados en la información práctica. Su hijo tal vez quiera saber cuándo va a suceder, cómo se va a sentir y qué hacer cuando llegue el momento.

¿Cuándo sucederá?

Nadie puede decir exactamente cuándo ocurrirá un primer período. Por lo general, sin embargo, la menstruación comienza aproximadamente dos años después de que los senos comienzan a desarrollarse.

¿Cuánto dura?

Es probable que los primeros períodos sean ligeros, con solo unos pocos puntos de sangre. La mayoría de los períodos duran de tres a cinco días, pero en cualquier lugar de dos a siete días es normal.

¿Te duele? Los síntomas comunes incluyen calambres en la parte inferior del abdomen o la espalda o sensibilidad de las mamas justo antes y durante los períodos menstruales. Dolores de cabeza, mareos, náuseas y diarrea también son posibles. El ejercicio, los baños calientes, una almohadilla de calefacción o un analgésico de venta libre pueden ayudar a aliviar las molestias.

¿Qué debo hacer?

Explique cómo usar toallas sanitarias, tampones y copas menstruales y la importancia de cambiarlas regularmente, cada cuatro u ocho horas para almohadillas y tampones y cada ocho a 12 horas para las copas menstruales. Abastecer el baño con varios tipos de productos sanitarios con antelación. Anime a su hijo a experimentar para encontrar el producto que mejor funcione.

¿Todos sabrán que tengo mi período? Explique que las almohadillas, tampones y copas menstruales no son visibles a través de la ropa. Anime a su hijo a llevar suministros en una mochila, bolso o casillero, por si acaso.

¿Deberías poner a tu hija en anticonceptivos?

1. Prevención

Este es un tema muy sensible, así que simplemente te voy a dar algunas estadísticas, decirte lo que hicimos y dejarlo así. Google «Agresión sexual de personas con discapacidad». Dependiendo de lo que leas, las cifras oscilan entre el 40% y el 83% de las mujeres adultas con discapacidades son abusadas o violadas sexualmente. De hecho, las estadísticas muestran que las personas con discapacidad tienen cuatro veces más probabilidades de ser víctimas de cualquier delito.

2. Reglamento

Los anticonceptivos pueden ser de gran ayuda para regular el periodo, de esa forma saben exactamente cuándo vendrá.

3. Pregúntele a su médico

Pregúntale al médico sobre los riesgos asociados con la toma de anticonceptivos y cuál es su opinión sobre esta opción. Debido a que nuestra hija comenzó tan joven, nuestro médico recomendó este curso de acción. A través del uso de «la píldora» también puede aprovechar la omisión de períodos que pueden resultar beneficiosos para las vacaciones, eventos especiales en la escuela o si su hija simplemente no puede comprender mentalmente las demandas de cuidado personal.

Referencias:

https://kidshealth.org/en/parents/talk-about-menstruation.html

Puedes ver más información en este vídeo:

¿Cómo Trabajar El Lenguaje En Niños Con Síndrome De Down?

Los niños aprenden a hablar desde el primer año de vida a medida que se les habla y comienzan a entender que las palabras que escuchan a su alrededor tienen significado. Los niños aprenden a hablar en un patrón de desarrollo ordenado, incluidos los niños con síndrome de Down. Mira cómo trabajar el lenguaje en niños con síndrome de Down.

🤔¿Cómo trabajar el lenguaje en niños con síndrome de Down?

Aprender a comunicarse

Al principio, todos los niños se comunican usando gestos. Apuntan a objetos y acciones interesantes, sostienen cosas para mostrarlos y hacen gestos para solicitar cosas. Cuando los niños se comunican así, las personas a su alrededor tienden a nombrar lo que están mirando, ayudándoles a aprender los significados de las palabras habladas.

Aprendizaje del vocabulario

Para aprender a hablar, los niños tienen que empezar a entender y luego usar las palabras que escuchan a su alrededor todos los días. Los niños aprenden muchas palabras diferentes y construyen un vocabulario grande. A medida que aprenden a entender más y más palabras están aprendiendo más sobre el mundo en el que viven.

Aprender frases y gramática

Al principio, los niños usan palabras individuales para comunicarse. A continuación, comienzan a juntar dos palabras para expresar una serie de significados. Luego pasan a construir oraciones más largas y a utilizar marcadores gramaticales convencionales (como plural ‘s’ – «perro», «perros»; posesivo ‘s’ – «Daddy’s car»; marcadores tensos – ‘ing’, ‘ed’ – «jump», «jumping», «jumped») y reglas de orden de palabras para expresar diferentes significados (tales como formas de preguntas – «¿John se ha ido?» en lugar de la declaración «John se ha ido», y el orden de las acciones – «Mary persigue a John» en lugar de «John persigue a Mary»).

La investigación indica que el tamaño del vocabulario hablado está vinculado a estas etapas en el desarrollo del lenguaje hablado. Por lo general, los niños tienen un vocabulario hablado de entre 50 y 100 palabras antes de comenzar a unir 2 palabras juntas. Dicen de 250 a 300 palabras diferentes antes de empezar a usar frases más largas y marcadores gramaticales en su lenguaje hablado.

La investigación también sugiere que las primeras 700 a 800 palabras que los niños aprenden a decir son similares en muchos idiomas. Las palabras que los niños aprenden primero son aquellas que escuchan utilizadas a su alrededor con mayor frecuencia y en situaciones en las que pueden ‘ver’ lo que significan las palabras. Hay una similitud considerable en el vocabulario aprendido por primera vez por todos los niños, ya que sus primeras experiencias son similares- que involucran alimentarse, dormir, lavarse, vestirse, jugar, salir e interactuar con familiares cercanos.

Aprender a hablar con claridad

A medida que los niños aprenden a hablar por primera vez, sus declaraciones son intentos aproximados de decir las palabras que escuchan. Las primeras palabras habladas de los niños sólo pueden ser entendidas por su familia. Por lo general, los niños en desarrollo aprenden a decir palabras con más claridad y la mayoría son inteligibles alrededor de los 4 o 5 años de edad. (Esto no significa que hablen con la mayor precisión que los adultos, pero hablan lo suficientemente bien como para ser entendidos.)

😚¿Qué influye en el progreso?

Los niños aprenden a hablar a tasas muy diferentes. Puede haber una serie de razones, pero uno de los principales factores para determinar qué tan rápido aprenden los niños a hablar es la cantidad y calidad del lenguaje que experimentan.

La investigación también sugiere que la capacidad de repetir palabras está vinculada a la tasa de aprendizaje temprano del vocabulario.

La repetición de palabras requiere memoria verbal a corto plazo y habilidades de producción del habla.

Los niños comienzan a decir sus primeras palabras casi al mismo tiempo que comienzan a jugar con objetos de maneras funcionales y simbólicas – por ejemplo, pretender beber de una taza de juguete, alimentar muñeca con una cuchara, cepillarse el pelo (funcional) y fingir ladrillos son un tren (simbólico). Los adultos hablan con los niños durante el juego de objetos, nombrando lo que están mirando y haciendo.

El lenguaje hablado también se aprende a medida que los niños participan en conversaciones y mientras escuchan conversaciones con otros. La mayoría de los niños quieren comunicarse y a menudo comienzan una conversación ‘diciendo’ algo a pesar de que sólo puede ser balbuceo, un gesto o un intento parcial de una palabra. Un factor que explica por qué algunos niños experimentan más charlas que otros puede ser que tratan de iniciar conversaciones con más frecuencia.

🤔Desarrollo lingüístico para niños con síndrome de Down (¿Cómo trabajar el lenguaje en niños con síndrome de Down?)

Los niños con síndrome de Down se desarrollan más lentamente de lo que normalmente desarrollan los niños, y las habilidades lingüísticas son un área de dificultad particular. Además, algunos aspectos del habla y el desarrollo del lenguaje están más retrasados que otros. Este patrón a veces se conoce como un perfil de fortalezas y debilidades relativas.

El lenguaje hablado se retrasa en relación con el desarrollo cognitivo

La mayoría de los niños con síndrome de Down desarrollan habilidades del lenguaje hablado más lentamente que sus habilidades mentales no verbales. Por lo tanto, se han descrito como con un retraso específico del habla y el lenguaje.

Buenas habilidades de comunicación temprana

La mayoría de los niños con síndrome de Down están ansiosos por comunicarse y sus habilidades tempranas de comunicación no verbal son buenas. Estos incluyen hacer contacto visual, turnarse en juegos balbuceos, desarrollar atención articular y usar gestos. Los niños con síndrome de Down tienden a usar gestos tempranos de manera eficaz y continúan usándolos durante más tiempo que los niños que normalmente desarrollan. Esto es muy importante en la línea de acción de cómo trabajar el lenguaje en niños con síndrome de Down

Lee también sobre terapia del habla para personas con síndrome de Down

Fuerza en el aprendizaje del vocabulario

Los niños con síndrome de Down a menudo aprenderán a entender lo que significan las primeras palabras (comprensión) a un ritmo que podría esperarse por su nivel de comprensión no verbal (cognición). Sin embargo, por lo general son más lentos para aprender a decir las palabras (producción). Con el tiempo, aprenden constantemente los significados de una gama útil de vocabulario, pero la producción continúa desarrollándose más lentamente que la comprensión. Por lo general, los niños con síndrome de Down entienden más de lo que pueden decir.

Debilidad en el aprendizaje de la gramática

Aprender a entender y usar gramática es un área de mayor dificultad para la mayoría de los niños con síndrome de Down – desarrollarse más lentamente que el vocabulario. Muchos niños se hacen entender juntando palabras clave sin toda la gramática apropiada – por ejemplo, «yo voy autobús escolar», en lugar de entonces «voy a la escuela en el autobús». Sin embargo, los estudios sugieren que, si bien el desarrollo es más lento, los jóvenes con síndrome de Down pueden seguir aprendiendo gramática y estructuras de oraciones a lo largo de la adolescencia.

Dificultades para hablar con claridad

Los niños con síndrome de Down suelen balbucear como otros niños. Sin embargo, no pasan a intentar decir palabras, sino que tienden a usar más gestos durante más tiempo que otros niños con un nivel de comprensión similar. Esto puede deberse a que los niños con síndrome de Down encuentran más difícil la producción del habla y decir palabras.

Amplia gama de diferencias individuales

Estudios de desarrollo de vocabulario sugieren que los niños progresan a diferentes velocidades, con algunos niños con síndrome de Down diciendo menos de 50 palabras a los 3 años y otros más de 300 palabras (aunque esta variación también es cierta de los niños más jóvenes que normalmente desarrollan en el mismo nivel cognitivo).

Cómo trabajar el lenguaje en niños con síndrome de Down

Mismo orden y patrón de desarrollo

Los estudios indican que los niños con síndrome de Down desarrollan habilidades del lenguaje hablado y aprenden vocabulario y gramática en el mismo orden que otros niños. Del mismo modo, los estudios han encontrado los mismos vínculos entre el tamaño del vocabulario hablado, combinando palabras y desarrollando gramática para niños con síndrome de Down que otros niños.

Es importante tener en cuenta que gran parte de la investigación que examina el desarrollo del habla y el lenguaje de los niños con síndrome de Down describe los resultados para los niños que no siempre han recibido una enseñanza y terapia óptimas. Algunos estudios sugieren que este patrón no es inevitable y que la enseñanza de buena calidad y la intervención del habla y el lenguaje pueden mejorar los resultados para los niños con síndrome de Down.

Referencias:

https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/40541/Silvia_S%C3%A1nchez_Espigares.pdf;sequence=1

Puedes ver más información en este vídeo:

¿Cómo Fortalecer La Autonomía En Niños Con Síndrome De Down?

La autonomía es un aspecto crítico del desarrollo de la primera infancia. La autonomía es un impulso interno completamente normal. Entre las edades de uno y tres años, los niños están experimentando un rápido crecimiento y desarrollo en todas las áreas. Es necesario estimular a los pequeños desde temprano. Aprenda cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down

😚Apoyo a la autonomía

Para los educadores, trabajar al aire libre parece impulsar una forma diferente de relacionarse y permitir el aprendizaje, y es intrigante contemplar por qué y de qué maneras ocurre esto. Tal vez también provoca una visión diferente de los niños pequeños e influye en lo que consideramos particularmente importante en nuestra obra. Creo que muchos estarían de acuerdo en que estar al aire libre tiende a anteesominar el bienestar y la actividad automotivada, donde la «autonomía» toma un papel protagonista.

🌻¿Por qué debería fomentarse la autonomía?

A medida que los niños se vuelven más independientes, exploran el mundo por su cuenta y descubren cómo expresarse. También comienzan a entender cómo sus decisiones y acciones influyen en los resultados, y aprenden lo que hacen y no tienen control sobre. Se debe fomentar la autonomía en la educación de la primera infancia para ayudar a los niños a desarrollar un sentido de sí mismos. Las siguientes son algunas de las maneras más importantes en que la autonomía puede afectar el desarrollo de un niño:

Sensación de control

Aunque no se puede esperar que los niños tengan el control total de todos los aspectos de sus vidas, sí necesitan sentir que tienen propiedad sobre ciertas partes para generar confianza.

Aumentar la autoestima

Cuando un niño siente que tiene el control y puede tomar sus propias decisiones, esto aumenta su autoestima. Ser capaz de hacer algo por sí mismo fomenta una sensación de logro.

Crecimiento cognitivo

Cuando un niño toma sus propias decisiones, resuelve problemas. Tomar decisiones significativas es una parte esencial de su desarrollo cognitivo, que crece a medida que piensan a través de las decisiones que se les presentan. Conozca algunas actividades que también promueven el desarrollo cognitivo preescolar.

🥰¿Cómo animar a un niño a ser autónomo?

Fomentar la autonomía en la educación de la primera infancia es esencial para el crecimiento y la confianza personal de un niño. A medida que los educadores y los padres proporcionan más independencia, los niños son capaces de aprender de sus acciones, luchas y éxitos. Estas son solo algunas maneras en las que puede empezar a fomentar la autonomía en el aula:

Opciones de oferta

Permitir que los niños tomen sus propias decisiones es el primer paso para fomentar la autonomía. Cuando sea posible, configure un entorno donde haya muchas opciones disponibles. Por ejemplo, deje que los niños decidan en qué actividad quieren participar y si desean hacerlo con un grupo o jugar de forma independiente.

Respetar opiniones

Al escuchar las ideas y opiniones de los niños, podemos ayudarles a desarrollar su sentido de autonomía. Respetar las opiniones de los preescolares demuestrales que sí tienen aportes en el mundo que los rodea. También les ayuda a entender que los adultos reconocen y respetan sus habilidades.

Dar responsabilidad

Ofrezca a los niños responsabilidades reales que importan. Las tareas deben ser un poco difíciles para ayudar a los preescolares a desarrollar perseverancia. Experiencias como cocinar desde una receta, organizar archivos o jardinería son excelentes tareas que asignar a los niños para ayudarles a sentirse como si estuvieran realizando una responsabilidad «adulta».

Al adoptar las opiniones de los niños y permitirles tomar decisiones independientes, los educadores pueden ayudarlos a desarrollar un sentido de autonomía, aumentar la autoestima y fomentar el desarrollo cognitivo. Construir esta independencia en última instancia ayuda a los niños a tomar un papel más activo en el proceso de aprendizaje. Además, les ayudará a hacer frente a más responsabilidades a medida que crecen.

Crear oportunidades de autonomía

Hay muchas oportunidades que se pueden crear para que los niños tengan éxito en su búsqueda de la independencia. Por ejemplo, si sabe que a su hijo le gusta conseguir sus propios bocadillos, colóquelos en un estante al que pueda llegar. También es útil darle a su hijo oportunidades de manipular su entorno. Por frustrante que sea para un padre, deje que su hijo tire de los bloques en el suelo o saque todos los libros de la estantería. Cuando termine, puedes modelar habilidades útiles pidiéndole que ayude a limpiar.

Póngalos a trabajar

Los niños están constantemente en movimiento, y esta energía puede meterlos (¡o a ti!) en problemas. Dé a su hijo tareas para completarlo para que pueda canalizar y enfocar su energía. Esto también ayudará a dar sus sentimientos de independencia mientras termina tareas y conoce una sensación de logro.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down

Dar opciones

Hay situaciones en las que los niños pueden sentir que todo está fuera de su control, y no tienen voz y voto. Siempre que pueda darle a su hijo una opción, usted le está enseñando activamente habilidades para tomar decisiones. ¡Briste oportunidades donde usted pueda presentar a su hijo con opciones aceptables, y le permita tener el poder de elegir! Por ejemplo, pregúntele a su hijo si prefiere ir al parque o dar un paseo por el bosque, o si prefiere rebanadas de manzana o pasas para un refrigerio.

Reconocer, nombrar y reconocer sus emociones (¿Cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down?)

No es raro que los niños demuestren frustración cuando no pueden completar una tarea, ya sean niños pequeños, adolescentes o adultos jóvenes. Los niños lloran, lanzan berrinches y muestran acciones de ira. Esto es parte de su proceso de desarrollo. Con el fin de ayudar a su hijo a desarrollar habilidades positivas de afrontamiento socioemocional, es importante nombrar estas emociones mientras también le enseña que las expresiones saludables de las emociones son buenas.

A medida que los niños crecen hasta la adolescencia y la edad adulta temprana, la autonomía y la independencia siguen siendo cruciales e impactan el funcionamiento social. La calidad de la relación padre-hijo debe seguir siendo positiva para seguir fomentando esas expresiones de autonomía. Dar a los niños oportunidades de practicar la independencia y experimentar la autonomía les ayuda a crear un sentido de dominio sobre sus cuerpos, sus mentes y sus entornos. Estas oportunidades tendrán efectos positivos duraderos. Al apoyar la independencia y el pensamiento crítico, se fomenta la motivación intrínseca y la confianza se inspira hasta bien entrada la edad adulta.

Cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down

😚Fortalecer la autonomía y responsabilidad de los niños

Para lograr la autonomía y responsabilidad de los niños en el estudio, podemos ayudar al niño a organizarse haciendo un horario lo que debe hacer con su ayuda, por supuesto, pero asegúrese de que es él quien toma las decisiones principales; por ejemplo, a qué hora estudiar. Puede aconsejar y sugerir lo que es necesario, como el tiempo que dedicará a los sujetos, pero tenga en cuenta que todo lo que decida, es más probable que cumpla.

Algunos padres consideran que lo que se refiere a los estudios pertenece sólo a la escuela y al niño, por lo tanto sólo preguntan de vez en cuando «¿has traído tarea?», pero no se ocupan de nada más. Tampoco se trata de mantener esta actitud, porque el niño necesita el apoyo de los padres para tener un buen resultado académico. Así que lo que podemos hacer es mostrar la actitud de «Sé que eres capaz y dentro del desarrollo de tu capacidad se incluye que pides ayuda cuando la necesitas. Estoy aquí para guiarte cuando sea necesario. Con su esfuerzo y su valor, logrará lo que se propuso hacer.»

Esto incluye nuestra disponibilidad, cuando surgen obstáculos, para ayudarle a insistir en superarlos. Podemos darte ideas para lidiar con esos obstáculos. «No puedo aprender los ríos», nos dice nuestro hijo con una cara de desánimo. Podemos ayudarte con un juego o con un recurso conmemorativo que conocemos para que insistas hasta que lo consigas. Esta seguridad de sentirse apoyados junto con el énfasis en su valor, desplegará su propia autonomía.

Por último, queremos influir en la regla de oro de la autonomía: nunca le hagas los deberes a tu hijo. Es preferible que no te los lleves bien hechos haciéndolos, porque en clase no podrás mantener una actitud de acuerdo al aprendizaje de la tarea. Indique las directrices e incluso asuma que puede no llevarse bien; nada sucede, porque en clase, cuando los corrijas, aprenderás y poco a poco tu sentido de habilidad se fortalecerá hasta que lo logres tú mismo, especialmente si tienes tu espíritu y aliento.

🌻Lo que nos impide dar autonomía a los niños

Si la autonomía es esencial para la autoestima de una persona, ¿qué nos impide dar autonomía a nuestros hijos? Vivimos en una sociedad que promueve la sumisión y no la independencia en los niños. Nuestros miedos y creencias nos dificultan soltarnos. Examinemos estos:

Los niños son extensiones de nosotros mismos.

Realmente no creemos que los niños sean seres separados con mentes y pensamientos propios. Sentimos que son parte de nosotros y que podemos moldearlos para que sean quienes queramos que sean.

Hacer las cosas por el hijo es una forma de mostrar amor.

Como padres, queremos demostrar nuestro amor haciendo todo por nuestros hijos, alimentándolos, ayudándoles a vestirse y poniéndose los zapatos. No podemos ver a nuestros hijos luchar, así que saltamos para ayudarlos. Como resultado, terminamos haciéndoles sentir dependientes o inadecuados. El niño poco a poco pierde la confianza y la voluntad de hacer las cosas por sí mismo.

Sólo son niños.

Aprenda cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down, los niños se lo van a agradecer.

Cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down

Sentimos que como sabemos mucho más que nuestros hijos, siempre tenemos que asesorarlos y dirigirlos. Esto viene de la creencia de que el niño es como una pizarra vacía. Si eso es así, ¿tuvimos que instruir al bebé cuándo entregarse, caminar o hablar? Los niños nacen con todo lo necesario para su desarrollo. Nuestro papel es sólo ayudar a que ese potencial se desarrolle.

🥰Cuando un niño no quiere autonomía (¿Cómo fortalecer la autonomía en niños con síndrome de Down?)

A veces, los niños no están dispuestos a ser independientes porque no les hemos concedido autonomía a la edad adecuada. Un niño tiene un fuerte deseo de comer solo cuando tiene poco más de un año de edad. Cuando no le permitimos hacerlo y seguir alimentándolo nosotros mismos, pierde ese deseo y se acostumbra a ser alimentado. Entonces, cuando tiene seis años, decimos: ‘¿Por qué no puedes comer solo?’. Por lo tanto, otorgar autonomía cuando el niño muestra la necesidad es importante.

Algunos niños no pueden ser independientes porque tienen miedo de dormir solos, o no quieren dejar ir al padre en una fiesta. El niño no disfruta sintiéndose dependiente, pero es incapaz de ayudarse a sí mismo. Forzar la autonomía sobre él puede no ayudar. Tenemos que entender por lo que está pasando el niño y ayudarlo a superarlo.

Sin embargo, otra situación en la que los niños no quieren autonomía es cuando su necesidad de tiempo de sus padres es mayor. A continuación, quieren ser alimentados o acostados con el fin de pasar más tiempo con el padre.

Referencias:

https://educrea.cl/fomentar-la-autonomia-los-ninos/

https://www.bebesymas.com/consejos/13-claves-utiles-para-promover-autonomia-ninos

Puedes ver más información en este vídeo:

Tratamientos Comunes En Personas Con Síndrome De Down

El síndrome de Down (trisomía 21) no es una enfermedad o condición que se pueda controlar o curar con medicamentos o cirugía. El objetivo del tratamiento, por lo tanto, no es abordar el trastorno en sí, sino más bien la variedad de problemas de salud, condiciones médicas y desafíos físicos. Mira todos los tratamientos comunes en personas con síndrome de Down de los que puedes disponer.

🥰Tratamientos comunes en personas con síndrome de Down

Terapias

La mayoría de los niños con síndrome de Down necesitan terapias de varios tipos. Algunos se centran en ayudar a los pacientes a alcanzar hitos físicos al mismo ritmo que aquellos que no tienen el trastorno. Otros están destinados a ayudarles a ser lo más independientes posible cuando llegan a la edad adulta.

Intervención temprana

Cuanto antes los niños con síndrome de Down reciban la atención individualizada y la atención que necesitan para abordar sus problemas específicos de salud y desarrollo, más probabilidades tendrán de alcanzar todo su potencial.

La intervención temprana, según la NDSS, es un «programa sistemático de terapia, ejercicios y actividades diseñadas para abordar los retrasos en el desarrollo que pueden experimentar los niños con síndrome de Down u otras discapacidades». La intervención temprana normalmente incluye estos tres tipos de terapia:

Fisioterapia: La mayoría de los bebés con síndrome de Down tienen hipotonía (tono muscular bajo) que puede ralentizar su desarrollo físico y, si no se trata, conducir a problemas como mala postura más adelante en la vida. La fisioterapia puede ayudarlos a desarrollar el tono muscular y la fuerza, y también enseñarles cómo mover sus cuerpos de maneras apropiadas que ayudan a su funcionamiento diario.

Logopedia:

Los niños con síndrome de Down a menudo tienen bocas pequeñas y lenguas ligeramente agrandadas, rasgos que pueden dificultarles hablar con claridad. Estos problemas se pueden empeorar en niños con hipotonía porque el tono muscular bajo puede afectar la cara. La hipoacusia también puede afectar el desarrollo del habla. Con la terapia del habla, un niño con síndrome de Down puede aprender a superar estos obstáculos y comunicarse con mayor claridad. Algunos niños también se benefician de aprender y usar el lenguaje de señas.

Terapia ocupacional: Este tipo de terapia ayuda a los niños a desarrollar las habilidades que necesitarán para ser lo más independientes posible. Esto puede incluir una serie de actividades, desde aprender a recoger y soltar objetos hasta girar perillas, presionar botones para autoalimentarse y vestirse.

El objetivo de este enfoque multifacético para tratar el síndrome de Down es ayudar a las personas con el trastorno a hacer la transición de vivir con sus familias de niños a vivir de la manera más independiente posible que los adultos (lo que puede, aunque no siempre, significar vivir en un hogar grupal o compartir un hogar con otras personas con síndrome de Down).

La terapia del habla y el lenguaje puede ayudar a los niños con síndrome de Down a mejorar sus habilidades de comunicación y usar el lenguaje de manera más eficaz.

Los niños con síndrome de Down a menudo aprenden a hablar más tarde que sus compañeros. Un terapeuta del habla y el lenguaje puede ayudarlos a desarrollar las habilidades tempranas necesarias para la comunicación, como imitar sonidos. El terapeuta también puede ayudar a un bebé a amamantar porque la lactancia materna puede fortalecer los músculos que se usan para el habla.

En muchos casos, los niños con síndrome de Down entienden el lenguaje y quieren comunicarse antes de poder hablar. Un terapeuta del habla y el lenguaje puede ayudar a un niño a usar medios alternativos de comunicación, como lenguaje de señas e imágenes, hasta que aprenda a hablar.

Aprender a comunicarse es un proceso continuo, por lo que una persona con síndrome de Down también puede beneficiarse de la terapia del habla y el lenguaje en la escuela, así como más adelante en la vida. El terapeuta puede ayudar con las habilidades de conversación, habilidades de pronunciación, comprensión de lo que se lee (llamado comprensión) y aprender y recordar palabras.

Las terapias emocionales y conductuales funcionan para encontrar respuestas útiles a comportamientos deseables e indeseables. Los niños con síndrome de Down pueden frustrarse debido a dificultades para comunicarse, pueden desarrollar comportamientos compulsivos y pueden tener trastorno por déficit de atención con hiperactividad y otros problemas de salud mental. Este tipo de terapeutas tratan de entender por qué un niño está actuando, crean maneras y estrategias para evitar o prevenir que estas situaciones ocurran, y enseñan maneras mejores o más positivas de responder a las situaciones.

Un psicólogo, consejero u otro profesional de salud mental puede ayudar a un niño a lidiar con las emociones y desarrollar habilidades interpersonales e interpersonales.

Los cambios en los niveles hormonales que experimentan los adolescentes durante la pubertad pueden hacer que se vuelvan más agresivos. Los terapeutas conductuales pueden ayudar a los adolescentes a reconocer sus emociones intensas y enseñarles maneras saludables de alcanzar una sensación de calma.

Los padres también pueden beneficiarse de la orientación sobre cómo ayudar a un niño con síndrome de Down a manejar los desafíos cotidianos y alcanzar todo su potencial.

🤔Dispositivos de asistencia

Gracias a los avances tecnológicos, hay una gama cada vez mayor de artículos que pueden ayudar a las personas con síndrome de Down a negociar sus desafíos individuales de forma más fácil y exitosa. Algunos, como audífonos y gafas, son los mismos dispositivos que son útiles para las personas que no tienen síndrome de Down pero que comparten ciertas preocupaciones que son comunes entre las personas con trisomía 21, como la pérdida auditiva y los problemas de visión.

Más allá de eso, hay todo tipo de dispositivos de asistencia que son especialmente útiles para el aprendizaje.

Estos van desde elementos simples como lápices de tres lados y tijeras cargadas de resorte que son más fáciles de sostener y manipular a dispositivos más elaborados como computadoras con pantallas táctiles o teclados con letras grandes.

Tratamientos comunes en personas con síndrome de Down

Al igual que con todos los tratamientos para el síndrome de Down, los dispositivos de asistencia de los que más se beneficiará un niño con el trastorno dependerán de la extensión y el tipo de discapacidades físicas, del desarrollo e intelectuales. Es probable que el fisioterapeuta, el terapeuta ocupacional, el trabajador social y la ayuda en el salón de clases de tu hijo estén al tanto de las opciones que serán más útiles y de cómo obtenerlas si no están disponibles.

Prescripciones

Muchos de los problemas de salud que afectan a alguien con síndrome de Down se pueden controlar con medicamentos, normalmente el mismo medicamento que se le administraría a una persona que no tiene síndrome de Down.

Por ejemplo, según la Sociedad Nacional del Síndrome de Down (NDSS), alrededor del 10 por ciento de las personas con el trastorno, nacen con un problema de tiroides o desarrollan uno más adelante en la vida.

El más común de estos es el hipotiroidismo, en el que la glándula tiroides no produce suficiente hormona llamada tiroxina. Las personas con hipotiroidismo, con o sin el diagnóstico adicional del síndrome de Down, generalmente toman una forma sintética de la hormona (levotiroxina) por vía oral para controlar la afección.

Debido a que el síndrome de Down puede causar una variedad de condiciones de salud a la vez, muchos de los que lo tienen también tienen un número de diferentes médicos y especialistas. La NDSS cita un problema potencial con esto, señalando que, aunque es «común que varios médicos participen en la prescripción de medicamentos para un individuo, es posible que no se comuniquen entre sí en absoluto. Es importante ser proactivo con el manejo de la lista de medicamentos, asegurándose de que tanto las recetas como los medicamentos de venta libre, junto con sus dosis y frecuencias, estén actualizados.»

En otras palabras, si eres padre de alguien que tiene síndrome de Down, debes tomar las riendas para asegurarte de que los diversos médicos de tu hijo sepan acerca de todos los medicamentos recetados, medicamentos de venta libre y suplementos que toman regularmente para ayudar a prevenir interacciones peligrosas entre ellos.

También es importante tener en cuenta que el envejecimiento trae el mismo conjunto de desafíos para las personas con síndrome de Down que para todos los demás, incluyendo un mayor riesgo de enfermedades como la depresión y la enfermedad de Alzheimer. El tratamiento también es similar.

Una diferencia para los cuidadores e incluso los médicos, sin embargo, puede ser que puede ser más difícil notar la aparición de este tipo de condiciones en alguien que tiene problemas para comunicarse claramente sobre lo que está sintiendo.

Los cuidadores y los médicos deben estar alerta para detectar signos de que las personas mayores con síndrome de Down pueden estar desarrollando trastornos adicionales y, como resultado, ahora pueden requerir tratamiento adicional.

Lee también sobre equinoterapia para niños con síndrome de Down

🌻Cirugías

El síndrome de Down también se asocia con ciertos problemas de salud que pueden necesitar ser tratados quirúrgicamente. Sería imposible enumerar todos los potenciales, ya que los desafíos médicos causados por el síndrome de Down varían tan ampliamente entre los individuos, pero estos son algunos de los más comunes:

Para defectos cardíacos

Ciertos defectos congénitos son comunes en bebés con síndrome de Down. Uno de ellos es un defecto septal atrioventricular (AVSD), en el que un agujero en el corazón interfiere con el flujo sanguíneo normal.

Un AVSD se trata quirúrgicamente parcheando el agujero y, si es necesario, reparando cualquier válvula en el corazón que no se cierre por completo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus pares), incluso con la cirugía, puede haber complicaciones de por vida por AVSD, incluyendo una válvula mitral con fugas, que puede hacer que el corazón funcione más duro de lo normal.

Por esta razón, las personas nacidas con un AVSD tienen que ser seguidas por un cardiólogo (especialista en corazón) a lo largo de su vida; si desarrollan una válvula mitral con fugas, es posible que deba repararse quirúrgicamente.

Para problemas gastrointestinales

Algunos bebés con síndrome de Down nacen con una deformidad del duodeno (un tubo que permite que los alimentos digeridos pasen del estómago al intestino delgado) llamado atresia duodenal.

Requiere cirugía para ser reparado, pero no se considera una emergencia si hay otros problemas médicos más urgentes. La atresia duodenal se puede tratar temporalmente con un tubo colocado para descomprimir la hinchazón en el estómago y los fluidos intravenosos para tratar la deshidratación y los desequilibrios de electrolitos que a menudo resultan de la afección.

Referencias:

https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/sindrome-down

https://www.debate.com.mx/salud/Sindrome-de-Down-7-preguntas-para-entenderlo-20170321-0045.html

Puedes ver más información en este vídeo: