Cuidados En La Salud De Personas Con Síndrome De Down

Cuidados en la salud de personas con síndrome de Down

Hay una serie de problemas de salud y médicos significativos que son más comunes en las personas con síndrome de Down. En el pasado, las condiciones médicas asociadas con el síndrome de Down eran responsables de una reducción de la vida útil. Hoy en día la cantidad de herramientas y cuidados en la salud de personas con síndrome de Down, han aumentado.

📌Cuidados en la salud de personas con síndrome de Down

Si tu bebé con síndrome de Down nace con un problema cardíaco

Un gran porcentaje de los bebés con síndrome de Down nacen con un defecto cardíaco congénito. Este es un problema con la estructura del corazón. El defecto cardíaco congénito más común para las personas con síndrome de Down es un defecto septal atrioventricular (a menudo conocido como un “agujero en el corazón”, aunque puede haber más de un agujero).

Los bebés son revisados para detectar problemas cardíacos al nacer, y luego examinados de nuevo a las seis semanas de edad. La gravedad de un defecto cardíaco generalmente depende de cuánto afecte la forma en que la sangre fluye alrededor del cuerpo. En algunos casos, los defectos cardíacos no causarán problemas y eventualmente se curarán a sí mismos. Sin embargo, más comúnmente, se requiere cirugía cardíaca.

Si tu bebé nace con un problema cardíaco:

  • Las formas suaves causarán pocos problemas y se autocorregirán.
  • Los problemas cardíacos más complejos se operarán en los primeros meses del nacimiento de su bebé.
  • Solo los casos más graves son inoperables y acortarán la vida de su bebé.

Problemas gastrointestinales

Algunos bebés con síndrome de Down nacen con afecciones que afectan el estómago y el sistema gastrointestinal. Algunas de estas afecciones son evidentes al nacer y pueden requerir cirugía de inmediato. Otros son recogidos debido a dificultades de alimentación.

Una proporción relativamente alta de bebés con síndrome de Down tienen reflujo en los primeros días. El estreñimiento también es común en personas con síndrome de Down. Esto se puede empeorar por el tono muscular bajo en los músculos del estómago.

Las personas con síndrome de Down son más propensas que la población general a desarrollar enfermedad celíaca, que es una intolerancia al gluten. Se utilizan análisis de sangre de rutina para detectar esto, y si se sospecha de enfermedad celíaca, se toma una biopsia del intestino delgado para confirmar el diagnóstico. El tratamiento es una dieta libre de gluten de por vida. Muchas personas en la comunidad tienen enfermedad celíaca y una amplia gama de productos sin gluten están disponibles hoy en día en la mayoría de los supermercados australianos.

Cuidados en la salud de personas con síndrome de Down

Afecciones tiroideas

Una glándula tiroides demasiado activa o poco activa es causada por desequilibrios hormonales o deficiencias. Si no se trata, puede afectar el bienestar físico y mental. La afección más común para las personas con síndrome de Down es una tiroides poco activa, que se conoce como hipotiroidismo. Los síntomas de esta afección incluyen:

  • letargo
  • Falta de concentración
  • Aumento de peso
  • Piel gruesa seca
  • Deterioro de la memoria
  • Intolerancia al frío.

Los recién nacidos con síndrome de Down se someten a pruebas de afecciones tiroideas. La detección continua debe realizarse al menos cada dos años a lo largo de la vida, ya que el inicio es gradual. El tratamiento es un suplemento de tiroides en forma de comprimido.

Síndrome de Down y leucemia

Mientras que la leucemia es más frecuente en niños con síndrome de Down que en la población general, sólo alrededor de 1 de cada 100 niños con síndrome de Down desarrollará la enfermedad. El inicio suele ser entre las edades de uno y cuatro años. Una forma particular de leucemia transitoria puede ocurrir en recién nacidos con síndrome de Down, en los que aparecen los cambios en la sangre y la médula ósea asociados con la leucemia, pero luego desaparecen de nuevo sin tratamiento.

Vías respiratorias superiores

Los niños con síndrome de Down tienden a tener conductos nasales relativamente estrechos. Como resultado, algunos niños pueden ser más propensos a toser y resfriados que otros niños, especialmente en la primera infancia y en momentos en que hay un aumento en la mezcla con otros niños, como comenzar el grupo de juego, preescolar o escuela primaria. Las personas mayores también son más susceptibles a las afecciones respiratorias crónicas.

A veces, la obstrucción de las vías respiratorias superiores puede provocar patrones de sueño alterados y problemas de fatiga, estrés y comportamiento resultantes.

La apnea del sueño se puede identificar mediante la encuesta de patrones de sueño. El tratamiento puede implicar la eliminación de amígdalas y adenoides.

Cuidados en la salud de personas con síndrome de Down

Síndrome de Down y oídos

Los niños con síndrome de Down tienden a tener tubos eustaquios más estrechos que la población general. Los tubos eustaquios son la parte del oído que drena el líquido del oído medio.

Los tubos eustaquios estrechos pueden significar que el líquido no se puede drenar fácilmente, lo que puede provocar bloqueos que causan infecciones del oído y pérdida de audición. Los tubos eustaquios bloqueados también pueden convertirse en una afección llamada “oreja de pegamento”. La oreja de pegamento a menudo se aclara espontáneamente a medida que un niño crece y los tubos se agrandan naturalmente. Sin embargo, el problema puede ser recurrente a lo largo de la infancia. Si se convierte en un problema persistente, puede ser tratado por cirugía para insertar diminutos tubos de plástico, llamados “ojales”, en el oído que permiten que el líquido drene.

Para las personas con síndrome de Down, la pérdida auditiva ha sido un problema de salud significativo en el pasado. Esto se debió en parte a problemas de oído no tratados en las primeras etapas de la vida. Hoy en día es menos un problema con una supervisión más consistente. La audición debe ser monitoreada al menos cada dos años a lo largo de la vida. Las personas con síndrome de Down experimentan cierto grado de pérdida auditiva con envejecimiento, al igual que la población general.

Cuidados en la salud de personas con síndrome de Down

Síndrome y ojos de Down

Los defectos visuales son comunes pero corregibles y las personas con síndrome de Down deben revisar su visión regularmente a lo largo de la vida. Tanto la visión larga como la miope son más comunes que en la población general. La disminución de la vista con el envejecimiento se produce al mismo ritmo que en la población general.

Otras condiciones que ocurren con mayor frecuencia incluyen:

  • Escudriña
  • Nystagmus – movimientos involuntarios del ojo que desdibuja la visión
  • Cataratas – una nube de la lente dentro del ojo
  • Queratocono – la visión se deteriora porque la córnea cambia de forma.

Síndrome de Down y dientes y encías

Los dientes de leche de los niños con síndrome de Down aparecen más tarde que en otros niños, y tienden a mantenerlos por más tiempo, lo que resulta en un mayor desgaste. Los dientes adultos pueden espaciarse irregularmente. La enfermedad de las encías es más frecuente en personas con síndrome de Down y se aconsejan chequeos dentales regulares. Puede ser necesaria una instrucción continua y específica para mantener una buena higiene bucal.

Síndrome de Down y piel y cabello

La mayoría de las personas con síndrome de Down tienen piel seca y cabello, y es aconsejable un monitoreo rutinario de irritación, inflamación e infección asociados. También hay una mayor probabilidad de una serie de trastornos comunes de la piel y el cabello, como dermatitis atópica, infecciones fúngicas y de levadura, impétigo, eccema y alopecia.

Síndrome de Down y crecimiento

Las personas con síndrome de Down crecen más lentamente que otras. Por lo general, son cortos en estatura y pueden ser propensos al aumento de peso, en parte como resultado de diferencias metabólicas. Se recomienda un estilo de vida físicamente activo para la salud general y para combatir esta tendencia.

Cuidados médicos

Problemas en el cuello

En una pequeña minoría de niños, hay una mayor movilidad de la articulación atlanto-axial. Esta es la articulación que conecta los dos huesos del cuello directamente debajo del cráneo (conocido como el atlas y el eje). Esta condición se conoce como inestabilidad atlanto-axial. En raras ocasiones, esto puede conducir a la dislocación de los dos huesos, lo que puede causar compresión de la médula espinal. Esto generalmente ocurre gradualmente, pero también puede ocurrir repentinamente.

Lee también sobre terapia de habla

Los signos de compresión de la médula espinal incluyen:

  • Dolor de cuello
  • Movimiento restringido del cuello
  • Inestabilidad en caminar
  • Deterioro en el control intestinal y vesical.

Síndrome de Down y reducción del tono muscular

Es posible que el bebé haya reducido el tono muscular (hipertonía). Los músculos se pueden fortalecer a través de:

  • Hacer ejercicio y estimular a su bebé
  • Manejo y cosquillas a su bebé
  • Ayudando a su bebé a sentarse.
  • Un fisioterapeuta puede proporcionar ayuda y asistencia. El ejercicio también ayudará a estimular la circulación de tu bebé y reducirá el riesgo de infecciones torácicas.
  • El tono muscular bajo puede conducir a problemas con la estructura del pie, mala marcha y problemas de movilidad. Estos pueden ser corregidos por el uso de calzado de apoyo y ortesis.
  • El tono muscular generalmente mejora a medida que el niño envejece.

Reducción de la expresión del dolor

Las personas con síndrome de Down no siempre localizan muy bien el dolor y también pueden no ser capaces de expresar claramente el nivel de dolor que pueden estar experimentando. Se debe tener cuidado de no subestimar la incomodidad que una persona puede estar sintiendo. El nivel de queja puede no reflejar adecuadamente la naturaleza grave de un problema de salud o médico.

Referencias:

https://www.down21.org/revista-virtual/1776-revista-virtual-sindrome-de-down-2020/revista-virtual-junio-2020-n-229/3454-calidad-en-la-atencion-a-la-salud-de-las-personas-con-sindrome-de-down.html

Puedes ver más información en este vídeo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *