Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

El síndrome de Down es un trastorno genético que se asocia con diversos grados de discapacidad intelectual y cambios físicos característicos. Hay muchos cuidados especiales para niños con síndrome de Down. Hay varios tipos de síndrome de Down que se pueden distinguir, y cada subtipo tiene en común el hecho de que los afectados tienen un exceso de la información genética transportada en el cromosoma 21 en su material genético. La gravedad de los síntomas, además del tipo de lesión genética, también depende de las influencias ambientales después del nacimiento.

📌Los principales síntomas del síndrome de Down

Algunos síntomas del síndrome de Down observados después del nacimiento están presentes en todos los afectados, mientras que otros síntomas solo se pueden detectar en un cierto porcentaje. En general, el peso al nacer y la longitud corporal por debajo del promedio, así como el retraso mental, se caracterizan comúnmente.

Además, los síntomas característicos son los siguientes:

  • cara plana, desarrollo residual del hueso nasal;
  • brecha ocular oblicua;
  • desviaciones del auricular (orejas más pequeñas y cortas);
  • pliegues cervicales más gruesos de la piel;
  • trastorno del desarrollo del minuto medio del dedo de la quinta mano: dedo inclinado hacia adentro;
  • anormalidad de la palma: está atravesada solo por un pliegue (surco transversal);
  • debilidad del tono muscular;
  • articulaciones sueltas;
  • desarrollo anormal de la pelvis;
  • trastorno del desarrollo cardíaco;
  • trastorno del desarrollo intestinal.

Ciertos signos del síndrome de Down, como la piel suelta del cuello, el desarrollo residual del hueso nasal, las extremidades más cortas, los auriculares pequeños, el trastorno del desarrollo intestinal, ya aparecen durante la vida fetal. En la primera mitad del embarazo, estos síntomas se pueden detectar principalmente mediante un examen de ultrasonido, que puede despertar sospechas de síndrome de Down, pero no constituye un diagnóstico determinado.

📌¿Cuándo consultar a un médico? (Cuidados especiales para niños con síndrome de Down)

Si la madre es mayor de 37 años en el momento de la concepción del feto, se le dirigirá a asesoramiento genético. Esto se debe a que el riesgo de desarrollar síndrome de Down aumenta en proporción directa al aumento de la edad materna.

Si tiene antecedentes de anomalías cromosómicas en su familia, se recomienda someterse a asesoramiento genético, donde se ofrece la posibilidad de un examen de diagnóstico incluso sin la presencia de un resultado de prueba de detección.

La atención del embarazo incluye una evaluación general del síndrome de Down, que se lleva a cabo con un examen de ultrasonido. Si la prueba de detección plantea sospechas de la enfermedad, es apropiado realizar un examen de diagnóstico dirigido, que es iniciado por el médico examinador.

Si un niño ha sido diagnosticado con síndrome de Down, se debe tener cuidado de ser examinado por un pediatra con más frecuencia que el promedio para identificar y tratar posibles complicaciones y trastornos de órganos lo antes posible. Si el padre tiene alguna duda sobre la salud de su hijo, consulte a su médico de cabecera.

Lee también sobre actividades para niños con síndrome de Down

📌Posibles complicaciones del síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down se ven afectados en diversos grados por problemas de salud o afecciones que requieren una mayor atención y cuidado de la salud.

Las posibles complicaciones pueden ser las siguientes:

  • trastornos del desarrollo cardíaco, como deficiencia de seto de la cámara auricular, tetralogía de Fallot (un conjunto de varios trastornos cardíacos y principales del desarrollo arterial);
  • función intestinal anormal y problemas digestivos como estreñimiento, diarrea, obstrucción del intestino delgado, enfermedad celíaca;
  • pérdida de audición: otitis;
  • discapacidad visual: entrecerrar los ojos, visión apagada, miopía, hipermetropía, infecciones oculares, cataratas, nistagmo (movimiento involuntario del globo ocular), adelgazamiento gradual y abultamiento de la córnea (queratocono)
  • disfunción tiroidea: hipotiroidismo, con menos frecuencia hipertiroidismo;
  • aumento de la susceptibilidad a la infección;
  • cambio en la sección cervical de la columna vertebral;
  • alteraciones en el sistema formador de sangre: leucemia;
  • deterioro mental.

El síndrome de Down a menudo afecta el desarrollo del agarre, sentarse, pararse, caminar, la comunicación, el habla y la lectura. Algunas personas también tienen trastorno del espectro autista (TEA) o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Más sobre problemas de audición

La pérdida de audición puede ser conductiva, basada en los nervios o una combinación de los dos (mixta). La pérdida auditiva conductiva significa que debido a una barrera mecánica (generalmente inflamación del oído medio o estancamiento del líquido acumulado detrás del tímpano), la conducción del aire del sonido se obstruye. (En este caso, la audición de conducción ósea está intacta). Esto es más común en los niños con SD porque su canal auditivo, el cuerno de Eustach, puede ser más delgado y más curvo, lo que hace que el líquido sea menos propenso a salir. Es bien sabido que en los niños amamantados, las infecciones del oído medio son más raras: si el bebé come de un biberón, mantenga sus oídos más altos que su boca. Los niños con SD que tienen problemas con la audición tienden a tener pérdida auditiva conductiva de leve a moderada.

La pérdida de audición neuronal significa que el problema está «hacia adentro», en el oído interno, en el nervio auditivo o en las vías auditivas dentro del cerebro. (En este caso, la audición de conducción ósea también se reduce en el mismo grado que la conducción de aire). Este tipo de pérdida auditiva, a diferencia de la conductiva, no es variable y puede causar dificultad para escuchar ciertas frecuencias (ciertos sonidos). Para este tipo de pérdida auditiva, a menudo se recomienda usar un audífono.

Las habilidades lingüísticas generalmente se desarrollan a través de la audición.

📌Diagnóstico y cuidados especiales para niños con síndrome de Down.

Las pruebas de detección y las pruebas durante el embarazo se pueden usar para determinar la probabilidad de que el feto nazca con síndrome de Down. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad se reconoce solo después del nacimiento sobre la base de sus características físicas. En este caso, se extrae sangre del recién nacido y la muestra de sangre se somete a un examen especial llamado caryotitilización, durante el cual se examina el número y la forma de los cromosomas.

Si se detecta uno de los cambios genéticos mencionados anteriormente durante la prueba, se realizará un diagnóstico de síndrome de Down.

Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

📌Diagnóstico prenatal

El método general de detección del síndrome de Down es la detección combinada en el primer trimestre del embarazo, que se basa en un examen de ultrasonido del pliegue de la cabeza fetal y una muestra de sangre tomada de la futura madre en la medición de dos marcadores bioquímicos (marcadores), beta libre hCG y PAPP-A. Las opciones de prueba se pueden encontrar en el artículo Detección del síndrome de Down.

📌Tratamiento del síndrome de Down

El síndrome de Down no se puede curar, pero con su detección temprana, atención médica adecuada y diversos programas de desarrollo, se puede garantizar una vida activa y relativamente independiente para los afectados. Estos programas ayudan al desarrollo de los niños enfermos de diversas maneras: con terapia del habla y el lenguaje, fisioterapia y programas educativos individuales a pedido.

Además del desarrollo, se debe tener especial cuidado para mantener la buena salud de las personas con síndrome de Down y monitorearlas regularmente para atender eficazmente cualquier complicación que pueda ocurrir lo antes posible. Puede pedirle ayuda a su médico de familia o médico de familia para organizar los diversos viajes de pacientes.

📌Cuidados especiales para niños con síndrome de Down

Para los niños que nacen con síndrome de Down, la buena salud, el desarrollo y la educación, y la aceptación y una familia amorosa y solidaria son tan importantes como los sanos. Si su hijo vive con síndrome de Down, infórmese sobre las posibilidades del desarrollo de la educación especial temprana, ya que esto es de particular importancia en la vida del niño con un desarrollo intelectual y de movimiento limitado.

El hecho de las necesidades educativas especiales y la discapacidad es establecido por un comité de expertos y rehabilitación basado en un examen complejo: médico, pedagógico, de educación especial, psicológica. De acuerdo con la Ley Nacional de Educación Pública, un niño o estudiante que requiera necesidades educativas especiales que, según la opinión del comité de expertos, padezca retraso musculo esquelético, sensorial (visual, auditivo), intelectual o del habla, la coexistencia de varias discapacidades, trastorno del espectro autista u otros trastornos del desarrollo psicológico (trastornos graves del aprendizaje, la atención o el comportamiento).

Sobre la base de la opinión de expertos que establece las necesidades educativas especiales, los niños interesados también pueden recibir atención pedagógica, de educación especial y pedagógica conductiva correspondiente a su condición en el marco del asesoramiento educativo, la educación preescolar, escolar y de dormitorios y la educación.

Referencias:

https://es.familydoctor.org/cuidados-de-salud-para-bebes-con-sindrome-de-down/

https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/el-bebe/el-bebe-con-sindrome-de-down

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *