Etapa De Desarrollo 6 A 12 Años ¡Un Poquito Para La Adolescencia!

etapa de desarrollo 6 a 12 años

La etapa de desarrollo 6 a 12 años es muy importante en el síndrome de Down, es una edad para tener en cuenta algunos aspectos sociales y emocionales que sirvieran al futuro adolescente y adulto.

🚶‍♀️Etapa de desarrollo 6 a 12 años del niño con síndrome de Down

El movimiento influye en el progreso social y cognitivo (etapa de desarrollo 6 a 12 años)

Si bien el progreso en las habilidades motoras gruesas y finas básicas es importante porque la capacidad de llevar a cabo los movimientos tiene un beneficio directo y práctico en la vida diaria y la independencia del niño, el progreso motor también es importante porque estas habilidades también influyen en el desarrollo social y cognitivo. La siguiente lista ofrece solo algunos ejemplos de estos enlaces.

Ser capaz de alcanzar y agarrar le permite al niño comenzar a explorar las características de los objetos en su mundo físico;

Poder sentarse aumenta la capacidad de usar brazos y manos para jugar; poder caminar le permite a un niño llevar juguetes y objetos y explorar el mundo de manera más efectiva que gatear; ser capaz de moverse de forma independiente también aumenta las oportunidades de interacción social y aprendizaje de idiomas. Por ejemplo, una vez que un niño puede moverse, puede ir a ver qué sucede cuando el cartero llega a la puerta o suena el teléfono. Pueden seguir a sus cuidadores para que se les hable y se les incluya en las actividades cotidianas.

etapa de desarrollo 6 a 12 años

Lee también sobre actividades para niños con sindrome de Down

🚶Desarrollo motor y sus implicaciones para una vida normal (etapa de desarrollo 6 a 12 años)

El sistema nervioso central

Se sabe que todo movimiento «voluntario» está controlado por los impulsos de los nervios que se originan en el sistema nervioso central, que consiste en el cerebro y la médula espinal. Con la excepción de algunos reflejos de seguridad básicos (reflejos espinales), que pueden estar mediados por la médula espinal, el cerebro determina todas las secuencias de movimiento coordinadas. Aunque hay partes del cerebro que se ocupan principalmente del control del movimiento, como el cerebelo y las áreas motora y pre-motora de la corteza, es importante tener en cuenta que el control motor está ampliamente distribuido en el cerebro, con muchas otras áreas involucradas

Los músculos

Los músculos esqueléticos son aquellos que mueven las extremidades, el tronco, el cuello y otras partes del cuerpo. A veces se les llama ‘músculos voluntarios’ porque producen los movimientos involucrados en actividades como caminar, manipular objetos y participar en deportes. Es importante tener en cuenta que estos movimientos, que implican una gran cantidad de actividades cerebrales, así como muchos movimientos musculares precisos, no están realmente bajo ninguna forma de control consciente. Cuando llevamos a cabo estas funciones, somos principalmente conscientes de los resultados que deseamos lograr en lugar de los medios detallados por los cuales logramos el resultado. Por ejemplo, pensamos ‘Recogeré mis llaves’, no pensamos ‘Necesito mover este músculo y luego aquel para dirigir mi mano hacia las teclas’.

Los nervios periféricos

Los músculos tienen dos formas básicas de suministro nervioso: nervios eferentes, que llevan mensajes del cerebro al músculo, y nervios aferentes, que llevan información al cerebro.

Los nervios eferentes activan sistemas que hacen que el músculo se contraiga con diferentes grados de fuerza y ​​velocidad, según el tipo de mensaje y el tipo de fibras musculares que reciben los impulsos. Los impulsos en los nervios aferentes contienen información de retroalimentación sobre el movimiento y la posición de los músculos y las extremidades, que el cerebro utiliza para garantizar que los movimientos necesarios se realicen correctamente.

etapa de desarrollo 6 a 12 años

Sistemas de retroalimentación

Para mantener y controlar la postura corporal adecuada, el cerebro obtiene información de varias fuentes: información de la posición corporal de los detectores en los músculos y ligamentos (propiocepción); información visual de los ojos (retroalimentación visual); e información sobre la posición del cuerpo en relación con la horizontal y vertical, así como la aceleración, desde los canales semicirculares cerca del oído interno (sistema vestibular).

Toda esta información (retroalimentación) se procesa continuamente en el cerebro y le permite enviar instrucciones apropiadas a los músculos para producir los patrones de movimiento altamente coordinados necesarios para la función normal.

Procesamiento de información y toma de decisiones.

Procesamiento subconsciente

En todos los movimientos, existe un requisito de procesamiento de información significativo ya que el cerebro procesa continuamente la retroalimentación y envía mensajes de control a los músculos para llevar a cabo la actividad con éxito, pero está en un nivel subconsciente. El individuo simplemente se levanta y camina o levanta una taza sin ninguna consideración consciente de los controles sobre los movimientos necesarios para la situación particular; cualquier actividad mental consciente simplemente se enfoca en el objetivo de la actividad.

Procesamiento consciente

Además, algunas tareas motoras requieren un procesamiento consciente de la información y la toma de decisiones antes de llevar a cabo el movimiento. La tarea del tiempo de reacción utilizada en la investigación es un ejemplo, ya que se involucra un nivel consciente de toma de decisiones antes de iniciar el movimiento. El tiempo de reacción es el tiempo que transcurre entre la señal para iniciar un movimiento y el movimiento en sí. Aquí se puede indicar a una persona que toque el botón derecho cuando se enciende la luz roja o que toque el botón izquierdo cuando se enciende el botón verde. Él o ella tiene que identificar qué luz está encendida y luego iniciar el movimiento correcto. Una lección de educación física, en la que el alumno tiene que seguir instrucciones, es otro ejemplo que involucra el procesamiento consciente de información antes o durante un movimiento.

etapa de desarrollo 6 a 12 años

🏃‍♀️Desarrollo social/emocional:

Principales preocupaciones

Al menos la mitad de todos los niños y adultos con síndrome de Down enfrentan un problema importante de salud mental durante su vida. Los niños y adultos con múltiples problemas médicos experimentan una tasa aún mayor de problemas de salud mental.

Los problemas de salud mental más comunes incluyen: ansiedad general, comportamientos repetitivos y obsesivo-compulsivos; comportamientos oposicionales, impulsivos y desatentos; dificultades relacionadas con el sueño; depresión; condiciones del espectro autista; y problemas neuropsicológicos caracterizados por la pérdida progresiva de habilidades cognitivas.

El patrón de problemas de salud mental en el síndrome de Down varía según la edad y las características de desarrollo del niño o adulto con síndrome de Down de la siguiente manera.

Los niños pequeños y en edad escolar temprana con limitaciones en el lenguaje y las habilidades de comunicación, cognición y habilidades de resolución no verbal de problemas presentan vulnerabilidades mayores en términos de:

  • Comportamientos disruptivos, impulsivos, desatentos, hiperactivos y de oposición (planteando preocupaciones de trastorno de oposición coexistente y TDAH)
  • Comportamientos ansiosos, atascados, rumiantes, inflexibles (planteando preocupaciones de ansiedad generalizada coexistente y trastornos obsesivo-compulsivos)
  • Déficits en la relación social, conductas estereotípicas repetitivas e inmersas en uno mismo (planteando preocupaciones de autismo coexistente o trastorno generalizado del desarrollo)
  • Dificultades de sueño crónicas, somnolencia diurna, fatiga y problemas relacionados con el estado de ánimo (preocupaciones crecientes de trastornos del sueño coexistentes y apnea del sueño)

Niños y adolescentes de edad escolar mayores, así como adultos jóvenes con síndrome de Down con un mejor lenguaje y comunicación y habilidades cognitivas que presentan una mayor vulnerabilidad a:

niña con síndrome de down
  • Depresión, retraimiento social, disminución de intereses y habilidades de afrontamiento.
  • Ansiedad generalizada
  • Comportamientos obsesivos compulsivos
  • Regresión con disminución de la pérdida de habilidades cognitivas y sociales.
  • Dificultades de sueño crónicas, somnolencia diurna, fatiga y problemas relacionados con el estado de ánimo (preocupaciones crecientes de trastornos del sueño coexistentes y apnea del sueño)

Referencias:

https://www.downciclopedia.org/psicologia/lenguaje-y-comunicacion/3025-problemas-en-la-comunicacion.html

https://www.downciclopedia.org/educacion/atencion-temprana/332-tablas-e-hitos-del-desarrollo.html

Puedes ver este video para más información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *