Hipersexualidad síndrome de Down

Hipersexualidad síndrome de Down

La hipersexualidad síndrome de Down está sometida a una serie de mitos, sin embargo, hay detalles respecto a ella que deben ser considerados. Las personas con síndrome de Down tienen una forma de desarrollo muy diferente, por lo que es probable que tengan algunos problemas.

🧐 ¿Qué es la hipersexualidad síndrome de Down?

La hipersexualidad es la condición sexual rara y poco comprendida que ve a la víctima inundada de impulsos sexuales no deseados. Eso podría incluir en medio de una presentación en el trabajo, hasta los momentos más profundos del sueño. Como resultado, el deseo sexual insaciable de una persona puede hacer que se masturbe durante horas al día, vea pornografía, se vuelva dependiente de las trabajadoras sexuales visitantes y hable de sexo obsesivamente.

Tanto la “hipersexualidad” como la “a-sexualidad” que se suele atribuir a nuestros hijos e hijas con discapacidad intelectual no son sino una expresión más de las “etiquetas” o preconceptos que llevamos grabados en nuestro “disco duro cultural”.

Avanzamos bastante en “técnicas” para el aprendizaje de nociones, saberes y entenderes. Pero muchas veces dejamos de lado lo que, por simple y natural, pero “culturalmente sobre o menos valorado” nos generan respuestas disfuncionales como los que nos muestra Beatríz en su ejemplo comparativo.

Las personas con Síndrome de Down son capaces de manejar su sexualidad; ya que el desarrollo sexual y emocional es parecido al de cualquier persona. Sin embargo, sus conductas suelen estar rodeadas de falsas creencias que destacan el bloqueo de su sexualidad. Se piensa que las personas con Síndrome de Down son niños para siempre; ya que el desarrollo de su inteligencia cognitiva no evoluciona igual que todas las personas. Provocando la negación de un desarrollo de su sexualidad en edad adulta.

Hipersexualidad síndrome de Down

Paradójicamente se cree que las personas con Síndrome de Down tienen un desarrollo exacerbado de su libido sexual. Esto genera que exista un gran control por anular cualquier tipo de conducta sexual. En muchas familias se niega la educación sexual; ya que se piensa que de esta forma no aumentarán sus impulsos sexuales. Pero sucede lo contrario; porque si no existen enseñanza sobre el cuerpo y la sexualidad los jóvenes muestran en lugares inadecuados conductas sexuales inapropiadas. Generando el mito de la hipersexualidad.

Lee más sobre el síndrome de Down

👧 Importancia de los padres en la hipersexualidad síndrome de Down

Incluso hoy, muchas personas no reconocen que la mayoría de las personas experimentan sentimientos, necesidades y deseos sexuales, independientemente de sus habilidades. Como resultado, muchos jóvenes, incluidos aquellos con discapacidades, reciben poca o ninguna educación formal en salud sexual, ya sea en la escuela o en el hogar.

Todos los jóvenes necesitan acceso y pueden beneficiarse de la información sobre salud sexual. Los jóvenes con discapacidad tienen el mismo derecho a esta educación que sus compañeros, sin embargo, se deben hacer consideraciones para modificar el programa para permitir que la información se entienda y aprenda de una manera que sea significativa para ellos.

Los padres / tutores pueden creer que hablar sobre sexualidad puede causar problemas. Pero, proporcionar educación sobre salud sexual proporciona información y oportunidades para ayudar a cualquier joven, independientemente de su capacidad, a desarrollar habilidades para la vida. La educación en salud sexual brinda la oportunidad de practicar habilidades y comunicarse para tener más éxito en la navegación y respuesta a situaciones sociales y sexuales de manera adecuada.

Los jóvenes con discapacidades que reciben esta información tienen la oportunidad de empoderarse y aumentar su autoestima. Aprender que los cambios que están atravesando, las elecciones que tienen que hacer y las preguntas que tienen son experimentadas por un grupo más grande puede ser auto afirmante y motivador. No están solos y no son diferentes a los demás. Sin conocimientos importantes de salud sexual.

Hipersexualidad síndrome de Down

Discapacidad e hipersexualidad (Hipersexualidad síndrome de Down)

Las personas con discapacidad son sexuales y expresan su sexualidad de maneras tan diversas como las demás. La creencia de que las personas con discapacidad no son sexuales podría derivarse de la idea de que se les considera niños o niños y, por lo tanto, están excluidos de tener derechos de salud sexual. Sin embargo, la mayoría de las personas, incluidos los jóvenes, son seres sexuales, independientemente de si tienen o no una discapacidad. Y todas las personas necesitan afecto, amor e intimidad, aceptación y compañía.

Una educación de salud sexual precisa y apropiada para el desarrollo, que reconozca y afirme la sexualidad de todas las personas, es necesaria para que una persona joven aprenda sobre sí mismo, la seguridad de la relación, y responsabilidad Los jóvenes con discapacidades pueden necesitar la seguridad de que pueden tener relaciones sexuales satisfactorias y orientación práctica sobre cómo hacerlo.

Hipersexualidad síndrome de Down

👦 Cuidados de la hipersexualidad síndrome de Down

Aunque el desarrollo sexual y emocional de las personas con síndrome de Down, en términos biológicos, es similar al de cualquier persona sin diversidad cognitiva funcional (Clemente, 2000; Navarro, 2000), sus derechos básicos suelen estar mediados por falsas creencias

Su médico u otro profesional de salud mental puede hacer una evaluación psicológica, que puede incluir responder preguntas sobre su:

Salud física y mental, así como su bienestar emocional general.

Pensamientos, comportamientos y compulsiones sexuales que son difíciles de controlar.

Familia, relaciones y situación social.

Problemas causados ​​por su comportamiento sexual.

Con su permiso, su profesional de salud mental también puede solicitar aportes de familiares y amigos.

El tratamiento para el comportamiento sexual compulsivo generalmente involucra psicoterapia, medicamentos y grupos de autoayuda. Un objetivo principal del tratamiento es ayudarlo a controlar los impulsos y reducir los comportamientos excesivos mientras mantiene actividades sexuales saludables.

Si tiene un comportamiento sexual compulsivo, también puede necesitar tratamiento para otra afección de salud mental. Las personas con comportamiento sexual compulsivo a menudo tienen problemas de abuso de alcohol o drogas u otros problemas de salud mental, como ansiedad o depresión, que necesitan tratamiento.

Las personas con otras adicciones o problemas graves de salud mental o que representan un peligro para los demás pueden beneficiarse inicialmente del tratamiento hospitalario. Ya sea como paciente interno o externo, el tratamiento puede ser intenso al principio. Y es posible que el tratamiento periódico y continuo a lo largo de los años sea útil para prevenir recaídas.

sexualidad

🧐 ¿Se puede frenar la sexualidad en personas Down?

Ha habido avances importantes en el manejo médico interdisciplinario y preventivo de personas con síndrome de Down. La atención médica mejorada, las leyes que garantizan la educación adecuada y los servicios relacionados para las personas con discapacidad, y los lentos cambios en las actitudes sociales han mejorado las perspectivas para las personas con síndrome de Down.

La revisión de los problemas sexuales apropiados para el desarrollo debe ser parte de la evaluación médica y psicológica de todas las personas con síndrome de Down.

Todas las personas, independientemente de su discapacidad, son seres sexuales. Sin embargo, las personas con síndrome de Down y otras discapacidades mentales que participan en comportamientos sexuales pueden encontrar prejuicios sociales y ansiedad parental significativa.

La masturbación, una autoestimulación rítmica del área genital, es una parte sana y normal del autodescubrimiento.

 La aparición del comportamiento sexual en el individuo con síndrome de Down alarma a algunos padres y cuidadores que pueden temer con razón que el déficit cognitivo de su hijo lo haga especialmente vulnerable: embarazos no deseados, explotación y abuso sexual, y enfermedades de transmisión sexual.

Con el correcto diagnóstico y tratamiento cualquier rastro de sexualidad con un comportamiento excesivo se puede detener o ralentizar.

  Puedes ver este video para más información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *