Pubertad En Niños Con Síndrome De Down

Pubertad En Niños Con Síndrome De Down

La pubertad en niños con síndrome de Down, conlleva a responsabilidades que deben ser adoptadas por los padres en todo momento. También hay algunos problemas que deben ser atendidos correctamente.

💃Formas de ayudarlos en la pubertad

Su hijo puede tener retrasos en el desarrollo y otros problemas que pueden hacer que los niños, adolescentes y adultos con síndrome de Down sean vulnerables al abuso, las lesiones y otros tipos de daño.

Usted puede ayudar a controlar y prevenir este tipo de problemas al estar consciente y ayudar a su hijo a aprender cómo evitar situaciones peligrosas y mantener su autoestima. Sepa qué esperar a medida que su hijo con síndrome de Down crece y se desarrolla. Los problemas potenciales incluyen:

Dificultades para lidiar con la higiene.

Los problemas relacionados con la higiene se vuelven más pronunciados a medida que un niño con síndrome de Down se acerca a la adolescencia. Puedes ayudar a tu hijo estableciendo una rutina diaria para atender regularmente sus necesidades de higiene, como ducharse o bañarse y usar desodorante. La higiene es un componente importante de la aceptación de los compañeros, especialmente cuando su hijo comienza la pubertad .

Abuso sexual o físico.

Los niños con síndrome de Down generalmente ingresan a la pubertad y experimentan los cambios físicos relacionados casi al mismo tiempo que otros adolescentes. Pero los adolescentes con síndrome de Down con desarrollo sexual a menudo no tienen la misma comprensión de los límites físicos y son vulnerables al abuso sexual. Del mismo modo, es posible que no comprendan cuándo alguien tiene la intención de dañarlos físicamente. Evalúe cuidadosamente a los cuidadores.

Ayude a su hijo a evitar el abuso enseñándole comportamientos asertivos apropiados y cuándo y cómo reconocer las amenazas. Enséñele a su hijo a salir con un amigo en lugar de hacerlo solo y cómo responder a los extraños. Ayude a su hijo a comprender las reglas sobre la divulgación de información personal, como su nombre completo o dirección.

Actividad sexual y embarazo.

Los adolescentes y adolescentes con síndrome de Down tienen muchos de los mismos impulsos y sentimientos sexuales que otras personas de su edad. Bríndele a su adolescente educación sexual a un nivel que él o ella pueda entender. Esto debe incluir discusiones continuas sobre el amor, la consideración mutua, la bondad y cómo desarrollar amistades.

Pubertad En Niños Con Síndrome De Down

Problemas psicológicos.

Los adolescentes con síndrome de Down suelen tener más dificultades de las habituales a medida que llegan a la edad adulta. También pueden tener dificultades para tratar de ordenar sus sentimientos. Son propensos a la depresión y otros problemas de salud mental. Muchos adolescentes y adultos resuelven estos problemas hablando consigo mismos (“diálogo interno”), que a veces se malinterpreta como un trastorno mental grave. Por lo general, este comportamiento no es motivo de alarma. Si la charla es autodestructiva o se convierte en signos de odio a sí mismo, comuníquese con un médico. El asesoramiento y los medicamentos recetados pueden ser útiles en estos y otros casos en los que los problemas no mejoran.

Adolescencia

La mayoría de los adolescentes con síndrome de Down pueden llevar una vida sana y feliz.

La pubertad comienza aproximadamente a la misma edad para los adolescentes con síndrome de Down que para otros jóvenes. Su hijo tendrá muchos de los mismos sentimientos sexuales que los demás adolescentes.

Los adolescentes con síndrome de Down tienen las mismas necesidades sociales que los demás adolescentes. La mayoría querrá tener citas, hacer amigos y tener relaciones cercanas. Puede ayudar a preparar a su hijo para hacer estas cosas. Enséñele a su hijo las habilidades sociales y el comportamiento adecuados.

Sea consciente de los desafíos y riesgos sociales que su hijo puede enfrentar en este momento. Por ejemplo, estos adolescentes corren más riesgo de sufrir abusos sexuales, lesiones y otros daños. A menudo, no tienen la misma comprensión de los límites físicos. Es posible que no sepan cuándo alguien tiene la intención de hacerles daño.

Su adolescente puede tener dificultades con las emociones fuertes que son normales a esta edad. A veces, estas luchas pueden provocar problemas de salud mental como la depresión.

A medida que su hijo madura, la terapia ocupacional puede ayudar. Le enseña a su adolescente las habilidades necesarias para mantener un trabajo. Su hijo aprenderá a vivir solo. La consejería puede ayudar con las habilidades sociales. Y puede ayudar a su hijo con sus emociones. Su médico puede ayudarlo a responder sus preguntas. Pregunte cómo obtener ayuda con las necesidades de atención a largo plazo de su hijo.

Pubertad En Niños Con Síndrome De Down

🤓¿Cómo puede cuidar a su hijo adolescente en casa?

Anime a su hijo adolescente a participar en las actividades escolares y comunitarias. Dele a su adolescente la oportunidad de formar amistades saludables. Los amigos pueden ayudar a que su adolescente se sienta feliz y como si fuera parte del grupo.

Apoye los intereses de su adolescente, como el arte o la música.

Empiece temprano para preparar a su hijo para tener relaciones saludables con los adultos.

Discuta el control de la natalidad de una manera clara y sencilla.

Enseñe prácticas de sexo seguro para prevenir infecciones de transmisión sexual.

Enséñele a respetar su cuerpo y el de los demás.

Habla abiertamente sobre tu moral y creencias.

Anime a su hijo a aprender y ser social.

Participe en la educación de su hijo. Su hijo puede necesitar un plan de estudios adaptado y, a veces, puede asistir a clases especiales.

Ayude a su hijo a establecer una rutina diaria para atender sus necesidades de higiene. Enséñele a ducharse o bañarse y a usar desodorante.

Anime a su hijo a estar activo. Busque actividades que le gusten a su hijo adolescente. El ejercicio regular es importante para la salud y el bienestar de su hijo.

Ayude a su hijo a evitar el abuso enseñándole cómo ser asertivo y reconocer las amenazas. Evalúe cuidadosamente a los cuidadores.

Enséñele a su hijo a salir con un amigo en lugar de hacerlo solo. Habla sobre cómo responder a los extraños.

Discuta el amor, el respeto mutuo, la bondad y cómo entablar amistades.

Busque asesoramiento para su hijo adolescente si nota signos de depresión. Su hijo adolescente tiene un mayor riesgo de depresión, especialmente después de una pérdida o un trastorno importante en la rutina normal. Un cambio de comportamiento suele ser el primer signo de un problema.

Empiece a planificar los arreglos de vida futuros de su hijo adolescente. Muchos adultos con síndrome de Down viven de forma independiente en casas o apartamentos grupales con servicios de apoyo.

Lee también sobre la salud en niños con síndrome de Down

Pubertad En Niños Con Síndrome De Down

🧐¿Cómo afecta el síndrome de Down en la adolescencia?

En el pasado, la sexualidad no se consideraba un problema para las personas con síndrome de Down debido a la creencia inexacta de que la discapacidad intelectual (antes conocida como retraso mental) producía una infancia permanente. De hecho, todas las personas con síndrome de Down tienen sentimientos sexuales y necesidades de intimidad. Es importante que las familias y los cuidadores reconozcan la expresión de estos sentimientos en formas socialmente aceptables y apropiadas para la edad.

La educación en sexualidad es la manera de planificar este aspecto de la edad adulta en lo que respecta a la independencia en los entornos educativos, sociales, residenciales y vocacionales.

Los niños con síndrome de Down experimentan la misma secuencia de cambios físicos y hormonales asociados con la pubertad que otros niños de su edad. Sin embargo, a menudo hay un retraso en el desarrollo de la madurez social, el autocontrol emocional, la comunicación social, el pensamiento abstracto y las habilidades para resolver problemas.

Los cambios emocionales característicos de la adolescencia también están presentes en preadolescentes y adolescentes con síndrome de Down y pueden intensificarse por factores sociales. Cualquier adolescente que vive en la comunidad, asiste a la escuela y está expuesto a los medios de comunicación inevitablemente desarrolla una conciencia de la sexualidad. Los adolescentes y adultos jóvenes con síndrome de Down a menudo expresan interés en las citas, el matrimonio y la paternidad. Se puede esperar que experimenten los cambios típicos de los adolescentes en el estado de ánimo y la perspectiva.

Educación sexual

Para ser eficaz, la educación debe ser individualizada y comprensible, centrándose no solo en los aspectos reproductivos físicos, sino con una gran atención a la toma de decisiones, las normas culturales, las presiones de los compañeros, las relaciones, las habilidades sociales y las oportunidades. Situar la sexualidad en el contexto de la vida comunitaria requiere el desarrollo de valores personales y responsabilidades adultas.

Un plan de estudios ideal asegurará que las personas con síndrome de Down comprendan sus cuerpos, sus emociones, sus comportamientos y sus relaciones dentro de su entorno social y cultural. La información sobre las relaciones sexuales, así como otras expresiones de la sexualidad adulta, incluida la paternidad, debe ser objetiva, realista y enfatizar la importancia de la responsabilidad personal y los estándares comunitarios para el comportamiento de los adultos.

Se debe considerar la creación de un entorno propicio para una expresión sexual saludable al diseñar programas educativos, vocacionales, sociales, recreativos y residenciales. La conciencia sexual positiva solo puede desarrollarse a través del empoderamiento personal, la autoestima, la comprensión de las relaciones sociales y las habilidades de interacción / comunicación personal. Todos estos factores influyen en cómo se satisfacen las necesidades de intimidad.

Referencias:

https://www.downciclopedia.org/sexualidad-y-abuso-sexual/hablar-sobre-la-sexualidad-con-mi-hijo.html

Puedes leer más información en este video:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *