Los Down pueden tener hijos

Las personas con síndrome de Down tienen derecho a tener relaciones personales y sexuales, y a casarse. Se conocen muchas parejas felizmente casadas donde una o ambas parejas tienen síndrome de Down. Es importante que sepamos si los Down pueden tener hijos.

Los Down pueden tener hijos: Es posible

También es importante que los jóvenes con síndrome de Down reciban educación en el área de las relaciones y la sexualidad. Al igual que en otras áreas de aprendizaje, pueden necesitar más apoyo con esto que algunos de sus compañeros.

Tanto las mujeres como los hombres con síndrome de Down pueden ser fértiles, aunque ambos sexos tienen una tasa de fertilidad reducida. Por lo tanto, necesitan asesoramiento y acceso a la anticoncepción. Las personas con síndrome de Down necesitan consejos cuidadosos y sensibles para tener hijos, ya que hay una serie de cuestiones a considerar. Algunas personas con dificultades de aprendizaje pueden criar con éxito a sus hijos, si se les brinda el apoyo adecuado. Sin embargo, muchas parejas con problemas de aprendizaje deciden por sí mismas no tener hijos debido a la responsabilidad y el arduo trabajo involucrados, o por razones financieras.

Los Down pueden tener hijos

Cuando uno de los padres tiene síndrome de Down, existe una probabilidad del 35% al 50% de que el niño herede el síndrome. Esta posibilidad es aún mayor cuando ambos padres tienen síndrome de Down. También hay una alta probabilidad de que el embarazo termine en un aborto espontáneo.

Fertilidad en los varones

La histología realizada en los testículos de los varones con síndrome de Down ha mostrado una clara reducción del espermatogénesis. La incapacidad de los varones para la reproducción puede estar relacionada con su incapacidad para producir gametos en cantidad suficiente. En algunos casos se ha comprobado la histológicamente la reducción del espermatogénesis junto con oligospermia y reducción del tamaño testicular; en otros se ha comprobado la impotencia sexual. En la mayoría de los estudios se ha comprobado aumento de FSH y LH. Hsiang.  Estudiaron la función gonadal en 53 varones con síndrome de Down de diferentes edades. Sugirieron que hay una insuficiencia progresiva de sus gónadas, si bien no es universal en todos ellos y pueden no ser siempre estériles. Hay estudios también que muestran un desarrollo normal de la pubertad con longitud normal del pene y volumen testicular, y valores normales de testosterona, FSH y LH.

Investigación si los Down pueden tener hijos

Al buscar antecedentes sobre embarazos de bebés cuyos padres fueran varones con síndrome de Down, aparecen en la literatura médica tres casos de embarazos en los que los padres fueron varones con síndrome de Down. Los dos primeros casos fueron del mismo padre; en ambos el análisis de los cromosomas fetales fue normal, si bien uno de los embarazos acabó en aborto a las 16-17 semanas, y el otro fue normal con nacimiento a término. En el tercero de los casos descritos, el padre tenía genitales normales, el análisis del semen fue normal y nació una niña normal. En ninguno de los tres casos se habla de impotencia. En el primero de los estudios, el embarazo se dio en el primero de los ciclos de la mujer sin protección. El embarazo en el segundo de los estudios siguió a dos episodios de contacto sexual.

Los Down pueden tener hijos

Se han descrito varios casos de mujeres con síndrome de Down que tienen hijos.

Las personas con síndrome de Down se pueden reproducir

Todos los individuos tienen sentimientos, actitudes y convicciones en materia sexual, pero cada persona experimenta la sexualidad de distinta forma porque viene decantada por una perspectiva sumamente individualizada. Se trata, en efecto, de una perspectiva que dimana tanto de experiencias personales como de elementos públicos y sociales. No se puede comprender la sexualidad humana sin reconocer de antemano su índole pluridimensional: es un hecho biológico, psicológico y cultural. La sexualidad es un tema que siempre ha despertado el interés de las personas.

SD

Que la gente en general tiene la percepción de que las personas con síndrome de Down poseen mayor apetencia y actividad sexual es una realidad; lo oímos con inusitada frecuencia e incluso recibimos las preocupaciones de algunos padres por la conducta que ven en sus hijos. Se considera que la persona con síndrome de Down se mueve sólo por el instinto y no puede controlar la pulsión sexual, puesto que no posee los mecanismos mentales adecuados de inhibición y sublimación.

Los Down pueden tener hijos

De este modo, su sexualidad resulta ser descontrolada y, a veces, agresiva; por eso, debe ser acotada restrictivamente. En el caso de los varones, se piensa que se pasan gran parte del día masturbándose, que lo hacen en cualquier lugar y circunstancia, sin mucho reparo por hacerlo delante de algún espectador, sea o no extraño. En relación a las mujeres, se piensa que son bastante promiscuas, que aceptan pasivamente el contacto sexual, sin mayores consideraciones.

La discapacidad intelectual conlleva una menor capacidad para la adaptación a las circunstancias. Eso la define. Y tiene sus grados en función de la intensidad de esa discapacidad.

Esa capacidad valorativa la tienen reducida, no es que no la tengan. Cuando los estímulos externos que reciben son muy intensos, resulta a veces casi sobrehumano exigirles autocontrol. De ahí la necesidad de una educación muy tempranamente iniciada, en la que el respeto y el aprecio de la sexualidad crezcan de manera conjugada. Saber compartir cariño y respeto, al igual que saber negarse a los reclamos o ataques hacia su cuerpo, es algo que exige conocimiento, entrenamiento, formación.

Sin embargo, podemos decir que sin apetito sexual o con el, las personas con SD tienen muy escasas posibilidades de tener hijos.

SD

La fertilidad en las personas con síndrome de Down: Los Down pueden tener hijos

Conforme se ha prolongado la esperanza de vida de las personas con síndrome de Down mucho más allá de la pubertad, y se va extendiendo el reconocimiento y el desarrollo de su sexualidad, crece el interés por conocer las consecuencias que se derivan del pleno ejercicio de la intimidad sexual. Entre ellas, la posibilidad de tener descendencia. ¿Son fértiles las personas con síndrome de Down?

Hasta ahora, las experiencias son escasas y, por tanto, no se dispone de muchos datos objetivos. Si se analiza la actividad fértil en el modelo de ratón de síndrome de Down, el ratón trisómico Ts65Dn, se aprecia que las hembras trisómicas son fértiles aun cuando su tasa procreadora es inferior a la de las hembras normales: las camadas de crías son más cortas en número, sin que sepamos si es porque hay un índice mayor de abortos o hay problemas en la producción y/o calidad de los óvulos. Los ratones machos trisómicos muestran menor o nula capacidad de producir espermatozoides, por lo que son considerados infértiles.

Fertilidad en las mujeres con síndrome de Down

También está generalizada la idea de que las mujeres con síndrome de Down gozan de una menor fertilidad. En un estudio, la mitad de las mujeres tenían ciclos anovulatorios (es decir, ciclos donde no había ovulación), lo cual es un índice de que la fertilidad se encuentra reducida. Sin embargo, se han descrito varios casos de mujeres con síndrome de Down que tienen hijos.

Puedes leer también síndrome de Down mosaico

Dos personas con síndrome de Down pueden tener hijos normales

Se llevaron a cabo pruebas y estos fueron los resultados:

hallaron hasta 29 embarazos en 26 mujeres con síndrome de Down no mosaico. De ellos, 10 tuvieron niños con síndrome de Down de los que dos abortaron espontáneamente; nacieron niños cromosómicamente normales en 18 embarazos (incluido el caso de dos gemelos monozigóticos). De ellos, dos tuvieron retraso mental, cuatro tuvieron otras malformaciones congénitas, y tres o abortaron espontáneamente o murieron prematuramente. Se atribuyó la menor fertilidad de las mujeres con síndrome de Down a la presencia de un menor número de folículos ováricos y mayor frecuencia de atresia folicular.

La determinación de la fertilidad en la mujer exige análisis más complicados que en el varón

Se han de explorar la pelvis y genitales para comprobar si hay anomalías estructurales de los órganos reproductores. Ha de obtenerse un informe cuidadoso sobre sus ciclos menstruales (temperatura basal, moco cervical). Se ha de analizar el patrón del ciclo de sus hormonas femeninas, y pude incluso llegarse a realizar un análisis más completo de las estructuras internas, lo cual es costoso y puede resultar desagradable para la persona.

Si la trisomía es no-mosaico, el riesgo teórico de que puedan tener hijos con síndrome de Down es del 50% (siempre y cuando el padre no tenga síndrome de Down; si lo tiene, el riesgo se eleva marcadamente). En caso de mosaicismo la probabilidad es variable y dependerá del porcentaje de óvulos con trisomía del cromosoma 21.

Cómo prevenir el síndrome de Down

La aneuploidía es un evento común en el embarazo, aunque la mayoría de los embriones afectados abortan espontáneamente a principios del primer trimestre. Los que sobreviven hasta el segundo trimestre también experimentan una alta mortalidad intrauterina tardía y un mayor riesgo de muerte infantil.

SD

En ausencia de diagnóstico prenatal y aborto terapéutico, la prevalencia de SD en los países desarrollados es de 1-2 por cada 1,000 nacimientos, lo que la convierte en la causa identificable más frecuente de dificultad de aprendizaje grave. En el 95% de los casos no hay disyunción del cromosoma 21, en el 4% una translocación y el 1% son mosaico

En las últimas décadas, se ha prestado considerable atención a la denominada prevención “secundaria” de SD a través de la detección prenatal seguida del diagnóstico prenatal invasivo y la interrupción de los embarazos afectados. En el pasado, las mujeres fueron seleccionadas para el diagnóstico prenatal sobre la base de un alto riesgo: edad materna en gran medida avanzada o antecedentes familiares. Sin embargo, esto tuvo poco impacto en la prevalencia de nacimientos ya que la mayoría de los casos ocurren sin ninguna indicación específica.

Evitar la reproducción tardía

Una estrategia preventiva simple que cualquiera puede emprender es completar a su familia a una edad relativamente joven. El riesgo de un embarazo afectado se mantendrá, pero podría reducirse sustancialmente.

Riesgo materno específico de edad

La mejor estimación disponible del riesgo de un embarazo a término afectado se obtiene combinando datos de series publicadas de prevalencia de nacimientos para años de edad individuales que se realizaron antes de que el diagnóstico prenatal se volviera común. Se han publicado cuatro metas análisis de este tipo basados en once series diferentes de prevalencia de nacimientos específicos por edad materna. Los estudios diferían en el número de series incluidas, el método de agrupación de series, el tipo de ecuación de regresión y el grado en que se restringía el rango de edad materna. Como resultado, hay 19 curvas de regresión publicadas.

Si quieres saber más al respecto mira este video: