La Menstruación En Niñas Con Síndrome De Down

La menstruación en niñas con síndrome de Down no tiene por qué ser algo de otro mundo. Hay muchos consejos fáciles que puedes seguir para hablar con tu hija, que además les servirán para llevar una mejor actitud al respecto.

🌻Pubertad en personas con síndrome de Down

¡Su hijo es un adolescente! Al igual que todos los jóvenes, los adolescentes con síndrome de Down experimentarán los cambios físicos, hormonales y emocionales que conlleva crecer. Los jóvenes con síndrome de Down pasarán por la pubertad a una edad similar a la de otros niños. Es muy importante ayudar a su hijo a entender estos cambios, así que haga tiempo para ayudarlo a entender lo que está sucediendo con su cuerpo y sus sentimientos.

Además de los cambios en las emociones y su cuerpo, la mayoría de los jóvenes con síndrome de Down también comenzarán a interesarse por el amor y las relaciones. Esto puede sentirse un poco desalentador, pero es una parte normal y natural de crecer. Muchos jóvenes con síndrome de Down quieren comenzar una relación, pero es posible que necesiten apoyo adicional. Tendrán que aprender lo que significan las relaciones y cómo pueden tener una relación feliz y segura.

Su hijo o hija también puede comenzar a tener más de un deseo de independencia y querer “empujar los límites”. Esto es normal, pero eso no significa que necesite soportar un mal comportamiento. Trate de darles más independencia, permitiéndoles tomar sus propias decisiones tanto como pueda, pero hágales saber cuáles son las reglas y las consecuencias de romperlas.

🥰Consejos para niñas con síndrome de Down

Reunirse con el personal de enfermería

Reúnase con la clínica de enfermería de su escuela y hágales saber si su hija ha comenzado o no su período. Tenga en cuenta que las chicas típicas mentirán sobre comenzar su período cuando la enfermera pregunte, para que sólo se imaginen lo que nuestros hijos podrían hacer.

Siéntate y habla con el personal de enfermería sobre lo que quieres que hagan por tu hija si comienza su período en la escuela. Esto incluye darles la autoridad para ir al baño con su hija. Escriba cada detalle y pida a todas las partes que firmen el documento. Es posible que deba abordar el problema en el IEP de su hijo para proteger a su hija.

Prepárate con almohadillas

Deja almohadillas en la oficina para tu hija. Podría necesitarlas en cualquier momento.

Alerte a los maestros y enfermeras de su hijo

También recomendaría enviar un correo electrónico a la clínica de su enfermera y a los maestros de su hijo en las semanas en que su hija está menstruando sólo para que estén en alerta.

Hablar temprano y a menudo

Cuanto antes comience a hablar con su hijo acerca de los cambios que debe esperar durante la pubertad, mejor. No planees una sola discusión reveladora. En su lugar, planee una serie de conversaciones. Si su hijo hace preguntas sobre la menstruación, respóndelas abierta y honestamente. Si su hijo no está haciendo preguntas, depende de usted empezar a hablar de menstruación.

Usted podría comenzar preguntando qué sabe su hijo acerca de la pubertad. Aclare cualquier desinformación, pregunte si su hijo tiene preguntas y explique los conceptos básicos. Comparte tus experiencias. Haga un seguimiento de cualquier lección de salud y educación sexual que su hijo esté recibiendo en la escuela. Si su hijo se resiste a hablar, no se rinda.

Su hijo necesita conocer los hechos sobre el ciclo menstrual y todos los cambios que trae la pubertad. Los amigos pueden proporcionar información inexacta. Hablar con su hijo puede ayudar a eliminar los temores o ansiedad infundados, así como influir positivamente en la imagen corporal de su hijo. Además, las conversaciones que usted tiene con su hijo sobre la menstruación pueden sentar las bases para futuras charlas sobre citas y sexualidad.

La menstruación en niñas con síndrome de Down

Hágale saber el lado positivo del ciclo menstrual

Muchas mujeres ven los períodos como algo que las limita a hacer cosas o vivir su vida al máximo. Asegúrese de que su hija sepa que, aunque hay síntomas negativos, usted enlatar continuar con su vida normal.

También hágale saber que la menstruación no significa que esté enferma. Por el contrario, los ciclos menstruales son una señal de que su cuerpo funciona correctamente.

Evite asustarla sobre sus malas experiencias de período

Tienes que decirle que probablemente sentirá algo de dolor de estómago y que habrá ciertos cambios en su cuerpo, pero es importante tomar siempre un enfoque positivo. A medida que los síntomas se desarrollan, déle maneras de lidiar con ellos de una manera saludable. Si le hablas de una manera positiva, entonces ella será capaz de enfrentar su período mensual con la misma actitud.

Involucrar a su padre

Los padres también deben aprender y participar en la experiencia de aprendizaje de su hija. No son sólo “cosas de mujeres”; debería involucrar a toda la familia. Tienes que saber cómo involucrar ambos sexos en la conversación.

Al igual que las mujeres, los hombres también experimentan muchos cambios en la pubertad, y es una buena idea para los hombres hablar de sus sentimientos también. De esta manera, las niñas se sentirán más seguras al expresar sus preocupaciones, preguntas y opiniones.

Higiene personal durante su período

Hablar de menstruación también significa aprender sobre la higiene y, sobre todo, la higiene de su área íntima. Asegúrese de explicarle a su hija con qué frecuencia debe cambiar las toallas o tampones, y cómo debe hacer su higiene personal para evitar accidentes embarazosos.

Lee también sobre terapia para niños con síndrome de Down

Enséñale a realizar un seguimiento de su ciclo

Los primeros períodos de un adolescente pueden ser irregulares. Para asegurarse de que está preparada para su ciclo menstrual, enséñale a tomar nota de las fechas. Esto es fácil de hacer hoy en día a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes. De esta manera siempre tendrá la información al alcance de su mano, y también recibirá notificaciones o recordatorios.

Así que, ahora que sabes cómo hablar de menstruación con tus hijas, tendrás una gran oportunidad de apoyarlas y guiarlas con paciencia y amor a lo largo de la adolescencia. Será mucho más fácil para sus hijas enfrentarse a la pubertad con el apoyo de su familia.

Para los padres no es fácil aceptar que sus hijas están dejando la infancia y acercándose a la feminidad. Pero recuerda ver todos estos cambios como algo que es bastante natural. Si miras las cosas de esta manera, entonces tus hijas aprenderán a hacer lo mismo.

💖Consejos prácticos preferidos

La biología de la menstruación es importante, pero la mayoría de los niños están más interesados en la información práctica. Su hijo tal vez quiera saber cuándo va a suceder, cómo se va a sentir y qué hacer cuando llegue el momento.

¿Cuándo sucederá?

Nadie puede decir exactamente cuándo ocurrirá un primer período. Por lo general, sin embargo, la menstruación comienza aproximadamente dos años después de que los senos comienzan a desarrollarse.

¿Cuánto dura?

Es probable que los primeros períodos sean ligeros, con solo unos pocos puntos de sangre. La mayoría de los períodos duran de tres a cinco días, pero en cualquier lugar de dos a siete días es normal.

¿Te duele? Los síntomas comunes incluyen calambres en la parte inferior del abdomen o la espalda o sensibilidad de las mamas justo antes y durante los períodos menstruales. Dolores de cabeza, mareos, náuseas y diarrea también son posibles. El ejercicio, los baños calientes, una almohadilla de calefacción o un analgésico de venta libre pueden ayudar a aliviar las molestias.

¿Qué debo hacer?

Explique cómo usar toallas sanitarias, tampones y copas menstruales y la importancia de cambiarlas regularmente, cada cuatro u ocho horas para almohadillas y tampones y cada ocho a 12 horas para las copas menstruales. Abastecer el baño con varios tipos de productos sanitarios con antelación. Anime a su hijo a experimentar para encontrar el producto que mejor funcione.

¿Todos sabrán que tengo mi período? Explique que las almohadillas, tampones y copas menstruales no son visibles a través de la ropa. Anime a su hijo a llevar suministros en una mochila, bolso o casillero, por si acaso.

¿Deberías poner a tu hija en anticonceptivos?

1. Prevención

Este es un tema muy sensible, así que simplemente te voy a dar algunas estadísticas, decirte lo que hicimos y dejarlo así. Google “Agresión sexual de personas con discapacidad”. Dependiendo de lo que leas, las cifras oscilan entre el 40% y el 83% de las mujeres adultas con discapacidades son abusadas o violadas sexualmente. De hecho, las estadísticas muestran que las personas con discapacidad tienen cuatro veces más probabilidades de ser víctimas de cualquier delito.

2. Reglamento

Los anticonceptivos pueden ser de gran ayuda para regular el periodo, de esa forma saben exactamente cuándo vendrá.

3. Pregúntele a su médico

Pregúntale al médico sobre los riesgos asociados con la toma de anticonceptivos y cuál es su opinión sobre esta opción. Debido a que nuestra hija comenzó tan joven, nuestro médico recomendó este curso de acción. A través del uso de “la píldora” también puede aprovechar la omisión de períodos que pueden resultar beneficiosos para las vacaciones, eventos especiales en la escuela o si su hija simplemente no puede comprender mentalmente las demandas de cuidado personal.

Referencias:

https://kidshealth.org/en/parents/talk-about-menstruation.html

Puedes ver más información en este vídeo: